La disciplina de la PNL (Programación Neuro Lingüística) estudia los procesos de comunicación humana y ayuda a entender cómo cada persona conforma sus propias representaciones del mundo según las experiencias que vive.

Dentro del amplio marco conceptual, la PNL habla de que todos tenemos en la mente ciertos metaprogramas, que son filtros inconscientes que dirigen la atención hacia determinados aspectos de la vida. Del foco que le ponemos depende directamente la información que procesamos y los resultados.

Cada persona tiene formas de pensar y actuar completamente distintas frente a otras ante un mismo mensaje, incluso en hechos que, aparentemente, serían indiscutibles desde las percepciones. Sin embargo, el cambio de mirada a través del metaprograma interno, es lo que determina que cada una tenga diferentes opciones de observar.

Aquello en lo que enfocas, es lo que captura tu energía.

gratitud

[También te puede interesar: Descubre cómo modificar los paradigmas que limitan desde el inconsciente.]

Para entender cómo funciona un metaprograma en la mente, necesitamos saber que se trata de patrones internos en la mente subconsciente -la que contiene las emociones y sentimientos- y que, pasados a la mente consciente, forman los pensamientos que se reflejan en acciones concretas, y ahí se produce el resultado de eso que se inició con una emoción, un sentimiento y un pensamiento.

Parece simple, aunque no lo es. Richard Bandler, uno de los creadores de la PNL, les llama “estilos de elección”, por cuanto siempre tienes la posibilidad de escoger qué tipo de metaprograma sería más conveniente para cada situación. La buena noticia es que es una habilidad que se puede entrenar.

Veamos: a cada momento recibimos cientos de informaciones y estímulos, y según los estudios de las neurociencias, es posible procesar no mucho más de 7 a 10 partes a la vez. Por eso es que la mayoría de la información es descartada casi automáticamente por el cerebro. Y así conformas, con los retazos que conservas, tu modelo del mundo.

Aquí entran a jugar los metaprogramas, que explican qué tipo de elecciones inconscientes haces, que escoges y qué descartas. Al igual que un software que hace andar tu computadora, procesan información, dan continuidad o no a las experiencias que has elegido, y modelan los cambios según los contextos; por ejemplo, los filtros funcionan según el entorno en el que estás: en tu hogar funcionas de una manera diferente a que liderando un equipo, o cuando estás de viaje descubriendo una nueva cultura.

5 utilidades prácticas de los metaprogramas

En primer lugar, te ayudan en tu auto conocimiento, ya que contribuyen a un mayor entendimiento personal, comprender tu comportamiento, interpretaciones y conductas. Al trabajar esta herramienta, sabrás cómo cambiar de metaprograma por uno que te apoye mejor en la situación del momento.

mujer leyendo

Luego, contribuyen a mejorar las relaciones interpersonales, uno de los ámbitos de la inteligencia emocional. Al reconocerlos en ti, podrás comprender mejor a los demás. La habilidad que se desarrolla es la de tender puentes para mejorar los vínculos, sabiendo que los demás también operan su propio metaprograma.

Asimismo, no hay metaprogramas mejores que otros, ya que todo depende de la situación y el contexto. Por ejemplo, si quieres tener más motivación y tomar decisiones asertivas, esos estilos de acción sostenidos en el tiempo te ayudarán a concretar más eficazmente el objetivo. También, te permiten reconocer íntimamente los comportamientos aprendidos desde la infancia, y cómo estos afectan el presente y tus modos de actuar. Al reconocerlos podrás proponerte los cambios.

De igual manera, los metaprogramas son una herramienta de liderazgo porque permiten bucear mejor dentro de ti y de los demás, cuando aprendes a detectar de qué forma está operando la otra persona en interacción contigo: tú puedes cambiar las modalidades de metaprograma a medida que fluyen juntos.

Estilos de acción

Bandler definió varios metaprogramas. Te invito a identificar aquellos que más resuenen en ti para saber cómo activarlos o desactivarlos según sea el resultado que quieras obtener. En algún caso se presentan opciones contrapuestas, como dos caras de una misma moneda. Veamos:

Others / Self

Permite saber en base a qué necesidades estamos actuando: si las nuestras o las de otros. “Others” (otros) significa que percibes más lo que el otro necesita a través de la empatía, estar pendiente, y hasta incluso postergarte. “Self” (yo, sí mismo) se enfocan en sus necesidades antes que de las de los demás. Son personas conectadas internamente, con amor propio bien equilibrado, y actúan de acuerdo con sus convicciones.

frases sobre la amistad

[También te puede interesar: Conoce la teoría de Nash, el origen del "ganar-ganar".]

General / Específico

Las personas que tienen el estilo “general” observan la totalidad de las cosas, tienen visión global, y suelen dejar pasar los detalles. Les gusta manejar lo macro, grandes piezas de información y contextos. Las “específicas” se fijan más en los detalles, manejan mejor piezas pequeñas de información y pueden observar cosas que a otros se les escapan.

Marco externo / Marco Interno

Si eres de las personas del tipo “marco interno” tienes ciertos criterios y autonomía para tomar decisiones, con seguridad y certeza interna. En el caso del “marco externo” necesitas más apoyo, y buscan la opinión o instrucciones de los demás, incluso el reconocimiento externo.

Ir hacia / Huir de

Este es un metaprograma de acción. Si funcionas en modo “ir hacia” evalúas los beneficios a conseguir, y te orientas al placer, metas y logros. El de “huir de” generalmente buscas evitar problemas, te enfocas en evitar el dolor y los problemas. Prestas atención a lo que podría salir mal, y pueden ser personas meticulosas y exhaustivas en el control de algo. Podemos asociarlo con el cerebro reptiliano de nuestros ancestros -y que aún conservamos- de afrontamiento y huida.

mujer estudiando trabajando

Listas positivas / Listas negativas

Este metaprograma se centra en la forma en que armas “listas” internamente las experiencias, basado en cómo las vives. En el estilo “listas positivas” el enfoque es en aspectos contributivos, incluso en la adversidad; incluso aunque a veces pequen de demasiado optimistas. Las de “listas negativas” tienen tendencia a enfocarse en el error, lo que está mal como modo prioritario de procesamiento de la información interna.

Similitudes / Diferencias

Es el metaprograma de las comparaciones. Si operas desde “similitudes” verás primero lo que desde tu mapa mental te resulta familiar y te sientes mejor en ese espacio común. Desde “diferencias” el foco se pone en registrar y observar lo que es distinto a ti, incluso lo opuesto, y por lo tanto, hay otro proceso en la construcción de consensos.

Opciones / Procedimientos

Este metaprograma trabaja sobre los hábitos. En “opciones” siempre estarás viendo alternativas y elecciones; aplicas la creatividad y estimulas la innovación. En modo “procedimientos” usualmente optas por métodos probados y esquemáticos, y prefieres lo conocido a lo nuevo.

Proactivo / Reactivo

Como sus nombres lo indican, en modo “proactivo” avanzas, tomas decisiones, tienes seguridad, usas frases positivas y de energía que apoya la concreción y el éxito. “Reactivo” suele esperar que otros se la jueguen y tomen la iniciativa, son seguidores más que líderes, y dan vueltas al expresarse.

Asociado / Disociado

Aquí se diferencia el involucramiento emocional de las experiencias que atraviesas. En “asociado” tenderás a recordar una experiencia como si la revivieras; observas a través de las emociones; se utiliza la empatía. En metaprograma “disociado” se lo hace tomando posiciones externas; por ejemplo, comentando algo tuyo en tercera persona. Esto lleva a cierta desconexión emocional propia y con el mundo de los demás.

shutterstock_653361853

En el tiempo / A través del tiempo

En el primer modo, “en el tiempo”, las personas viven integradas al espacio, más conectadas con el presente. En cambio, “a través del tiempo” se actúa midiendo siempre el pasado, presente y futuro, por eso adoran las fechas límite, los plazos, las revisiones y evaluaciones.

¿Cómo saber en qué metaprograma estás?

Un ejercicio final: la sugerencia es que tomes lápiz y papel, pienses en diferentes situaciones de tu vida, y tus modos de actuar. Luego, los relaciones con algunos de estos modelos, sabiendo que no hay ninguno que sea “positivo” o “negativo”, sino que alternamos de uno a otro de acuerdo con las circunstancias.

En base a esta ejercitación continuada podrás detectar rápidamente desde qué metaprograma estás operando y, lo más importante: si ves que no te lleva al resultado que buscas, puedes ir al opuesto, hacer un “switch” para cambiar el modo de actuar.