Opinión

Niñas y niños nos marcan la ruta hacia un futuro más verde y justo

Casi siempre ignorada por los adultos tomadores de decisiones, la niñez alza la voz pidiendo un futuro sostenible, justo y feliz. ¡Es hora de incluirlos en la construcción de un mundo mejor!

Greenpeace ONG

30/04/2020

Niñas y niños nos marcan la ruta hacia un futuro más verde y justo

Opinión

Niñas y niños nos marcan la ruta hacia un futuro más verde y justo

Casi siempre ignorada por los adultos tomadores de decisiones, la niñez alza la voz pidiendo un futuro sostenible, justo y feliz. ¡Es hora de incluirlos en la construcción de un mundo mejor!

Greenpeace ONG

Niñas y niños nos marcan la ruta hacia un futuro más verde y justo

Históricamente se ha considerado a las infancias como objetos que se poseen, personas incompletas y con incapacidad de entender, o de participar en el diseño y construcción de su realidad, sin reconocer que es todo lo contrario: no son objetos sino personas con enormes capacidades, con ideas propias e increíbles que pueden ayudar mucho a construir un mejor presente y futuro para la humanidad.

Niñas y niños, con su particular mirada sin filtros, sin prejuicios, sin intereses mezquinos, ponen frente a nuestros ojos lo que a ellos les importa, lo que debería ser fundamental para todos como jugar con la tierra y cuidar una planta, correr en un bosque o bañarse en un río con agua clara y tener un aire limpio para respirar.

En el marco del Día de la Niñez, es importante reconocer la importancia de ver a través de sus ojos, de escuchar su voz y de seguir su ejemplo. Ellas y ellos, cuando nos recuerdan no tirar basura, o que no debemos usar plástico o que usemos menos el auto, cuando nos piden no talar un árbol, nos están marcando la ruta que debemos seguir hacia un futuro más verde y más justo.

niña mariposas

Lamentablemente, a pesar de llevar 96 años de la firma de la “Declaración de Ginebra” donde se establecieron las garantías de los niños y las niñas, al día de hoy hay cuestiones fundamentales en las que las infancias son excluidas y esto podría ser una pieza clave para cambiar el modelo social, económico, político y ambiental en el que funcionamos.

Según el Consejo Nacional de Población (CONAPO) de México, hasta abril de 2019 el 31.4 por ciento de la población en México eran niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años. A pesar de ser una parte importante de la sociedad, de acuerdo con un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el 22.5% de niñas y niños entre 9 y 11 años, y el 36% de adolescentes entre 12 y 17 años, considera que en México sus derechos se respetan poco o nada.

Los problemas más graves que enfrenta esta población están relacionados a la violencia y la violencia sexual principalmente a niñas y adolescentes, la falta de acceso a servicios de salud, a la alimentación adecuada y las consecuencias que estos conllevan, como son enfermedades de obesidad, sobrepeso, desnutrición, o acceso a un ambiente sano con consecuencias igualmente dañinas con mala calidad del aire que genera enfermedades respiratorias o con falta de espacios recreativos públicos que ayuden a contrarrestar muchos de los puntos anteriores.

Es este contexto tan desafiante que se vuelve una urgencia el aplicar metodologías incluyentes para incorporar las experiencias, visiones y los mensajes de la niñez y la adolescencia sobre el mundo que queremos ver, pues en particular las y los niños son objeto de programas que ven su participación como un aspecto protocolario o superfluo donde se cree que con el envío de dibujos o ensayos se atiende la necesidad de foros de expresión pero que en realidad es insuficiente.

niño chapotea agua

Lo bueno es que en los últimos años, gracias a diversas organizaciones se han conseguido otro tipo de espacios como algunos foros infantiles. Tal es el trabajo que ha hecho UNICEF y organizaciones como la REDIM, que ha buscado promover marcos y metodologías para la participación infantil que valoren e integren las opiniones de esta parte de la población en las políticas públicas para garantizar sus derechos.

Desde Greenpeace México, reconocemos la relevancia de este trabajo que debe ser continuo y congruente con el hecho de que las y los niños no solo son el futuro sino el presente del país y que nos han demostrado que tienen mucho que aportar para modificar la política del país, los hábitos de consumo y de producción que explotan los recursos naturales y envenenan a la población.

Niñas y niños alzan la voz pidiendo un futuro sostenible, justo y feliz, elementos a los que nadie se opone (al menos abiertamente), y que muchas de nuestras acciones obstaculizan: por un lado con políticas y proyectos que generan más emisiones como las refinerías, o desde el acto individual de usar el auto que contamina el ambiente y vulnera la salud de poblaciones como la infantil.

Por ello, actualmente impulsamos talleres de participación protagónica infantil en materia ambiental y en particular sobre la calidad del aire en 7 de las ciudades más contaminadas en México, ya que creemos que reconocer sus aportaciones es vital para construir una ciudad sostenible, y además seguimos impulsando propuestas que por ejemplo ahora en el marco de la pandemia, contribuyen a una recuperación ecológica y justa.

Ya que hablar de la recuperación económica basada en costos ambientales no solo amenaza el futuro de la humanidad, sino que ignora todas las demandas que nos hacen en el día a día los movimientos de niñas, niños y adolescentes como es el caso del colectivo “Yo respiro Monterrey” y de Fridays for Future, así como todas las iniciativas por parte de niñas en el país y en el mundo.


Otros

Opinión

La vacuna contra el coronavirus no está donde se cree

Las mujeres están dando un paso adelante para mostrarle al mundo cómo manejar efectivamente un panorama de crisis.

Ambiente

El aislamiento favorece a las tortugas en peligro de extinción

La pandemia nos obliga a quedarnos en casa. Las tortugas de mar han aprovechado esta oportunidad para anidar y se reduce el peligro de que se extingan.

Salud

El coronavirus está presente en las lágrimas, según investigación italiana

Un estudio describe que se halló el coronavirus en una muestra ocular de un paciente positivo en un hospital de Roma.

share