Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tendencias

Éstas son las cosas que aprendí al haberme animado a estar con otra mujer

Dentro de mí se despertó una curiosidad como de niña por probar lo que siempre aprendí que "no era para mí". Creo que forma parte de un proceso de deconstrucción en el que estoy desde hace unos años; proceso que siento, además, que tiene un eco social en la fuerza femenina que estamos mostrando al mundo.

Tendencias

Éstas son las cosas que aprendí al haberme animado a estar con otra mujer

Dentro de mí se despertó una curiosidad como de niña por probar lo que siempre aprendí que "no era para mí". Creo que forma parte de un proceso de deconstrucción en el que estoy desde hace unos años; proceso que siento, además, que tiene un eco social en la fuerza femenina que estamos mostrando al mundo.

Vera Juárez

31/10/2018

Desde pequeña siempre me gustaron los hombres. Fue algo que nunca me cuestioné, simplemente lo adopté como propio.

Cuando crecí, fue igual. Novio de acá, novio de allá. Nunca se me hubiera ocurrido estar con una mujer. Pero sí, lo estuve.

Estuve porque dentro de mí se despertó una curiosidad como de niña por probar lo que siempre aprendí que "no era para mí". Pero no como una cuestión de rebeldía adolescente, porque ya tengo casi 40 años y no lo soy en absoluto.

Solo creo que forma parte de un proceso de deconstrucción en el que estoy desde hace unos años; proceso que siento que además tiene un eco social en la fuerza femenina que estamos mostrando al mundo.

Estamos animándonos a ser. Como si de repente algo nos hubiera despertado a todas, de forma contagiosa, rápida y profunda.

[También te puede interesar: ¿Qué es la pansexualidad y por qué es diferente de la bisexualidad?]

Así llegó mi estar con una mujer, con Lila, una amiga con la que compartimos esa misma curiosidad. Y nos dispusimos a experimentarla juntas, casi como si fuéramos niñas, pero con la conciencia y el respeto de dos adultas.

[También te puede interesar: 6 estereotipos sobre los bisexuales que deberían desaparecer para siempre]

La experiencia fue eso, una experiencia. Hoy estoy en pareja con un hombre a quien amo, pero siento que bien podría haber sido Lila también.

Porque estar con una mujer me hizo volar por los aires muchos de mis preconceptos y flexibilizar mis estructuras.

Por eso hoy quiero compartirte algunas cosas que aprendí al estar con otra mujer.

Las personas no se definen por su género

Cada una de las personas que me gustó en la vida es hermosa por algo muy particular, no por su género. Podría amar a un hombre como hoy, o amar a una mujer. Estar con Lila me ayudó a entender que para el amor no hay género, hay personas con corazón. Así de simple.

La sexualidad puede expandirse (incluso hacia mí misma)

Estar con Lila me hizo poner en práctica mi propia relación con mi cuerpo, también. Probar cuánto me conozco, cuánto tengo aún por conocerme. Además, me ayudó a conocer que hay otras formas de explorar la sexualidad, incluso conmigo misma. No todo es conocido. Hay otras formas de sentir el placer.

Los celos y las comparaciones no tienen sentido

Cuántas veces antes de Lila veía a otras mujeres pensando en lo que a mí me faltaba, comparándome. Estar en la cama con otra mujer me hizo quitarle ese velo, verla igual que yo, perfecta en su imperfección. Y gozosa, porque, y eso también me lo llevo, las mujeres tenemos el derecho al goce. Y no debería darnos vergüenza.

No se puede etiquetar todo

Sobre todo con Lila aprendí que las etiquetas mienten. Las personas no pueden encasillarse. Yo no podría decir que soy "esto" o "lo otro" . Pero, sin duda, me siento más receptiva, perceptiva y menos prejuiciosa de haber experimentado en vez de criticar, que el amor cuando llega y de la forma que sea, siempre es bienvenido.


Otros

Tendencias

3 cosas fascinantes que deberías saber sobre los zurdos

Aunque tenemos dos brazos, todos desarrollamos más un lado de nuestro cuerpo que otro. De los dos posibles, ser zurdo tiene muchas particularidades que deberías conocer. 

Hogar

La ciencia demuestra que este es el trabajo más duro y menos valorado para las mujeres

Muchas veces la mujer hace trabajos que no son reconocidos. Y este es, de acuerdo a la ciencia, es más duro y menos valorado de todos.

Tendencias

Qué dice de ti tiene tu forma de sentarse si eres mujer

A veces la corporalidad puede decir más que las palabras. En este caso conocerás qué puede revelar de la personalidad de una mujer su manera de sentarse. 

share