El ajo es un cultivo que pertenece a la familia de las amarilidáceas (su nombre científico), se trata de una planta perenne con hojas planas y delgadas. Al plantarlo y en su desarrollo la raíz puede alcanzar fácilmente profundidades de 50 cm o más.

Pero la parte aprovechable en sí es el bulbo de piel blanca, el cual forma una cabeza dividida en gajos que generalmente son llamados dientes. Es muy apreciado como condimento por su característico sabor, sin embargo también posee muchas propiedades que resultan beneficiosas para la salud.

Desde el siglo VI antes de Cristo el ajo se ha utilizado y consumido por las civilizaciones. Siendo la “cabeza” la parte que más se usa la cual se encuentra cubierta por una especie de cascará denominada túnica. El color de las mismas varía del blanco al rosado y es una de las características que ayuda a identificar la variedad con la que se trabaja.

Tipos de ajos

Existen decenas de variedades de tipo de ajo, pero esta vez nos vamos a referir a su coloración para identificarlos.

Ajo blanco

Es la especie más tradicional, su sabor es suave y se conserva muy bien. La cabeza del ajo blanco tiene más dientes que otras variedades y son más carnosos. También tiene excelente sabor y aroma muy persistente.

Ajo negro

Se trata del ajo blanco después de pasar por un proceso de fermentación natural, convirtiéndose en un alimento aún más beneficioso. La textura es más suave y su sabor es peculiar. Se dice que es como el buen vino, mejora con los años. El proceso de envejecer lo vuelve más saludable y nutritivo.

Ajo violeta

Es uno de los ajos con el sabor más fuerte, su color es violeta a ráfagas tanto en sus pieles exteriores como en la carne del diente. Su tiempo de siembra es de septiembre a noviembre y se cosecha en mayo y julio. Es resistente a la humedad.

Ajo rosado

Se caracteriza por tener uno de los sabores más fuertes al igual que el ajo violeta. Tanto así que suele llamarse ajo de bruja o ajo de culebra. El tiempo de siembra de esta variedad es de marzo a junio y se recolecta durante el invierno.

Ajo morado

Es considerado una de los tipos más suaves, estos suelen madurar más rápido que los blancos pero se conservan por menos tiempo. También se caracterizan por ser picantes.

Ajo colorado

Su sabor y gusto son fuertes, pero en menos intensidad que la variedad rosado y violeta.

Ajo castaño

Pertenece al grupo de ajos con sabor más suave, pero tiene un gusto picante. Es muy utilizado para aromatizar guisos o preparar para untar.

Propiedades

Desde hace miles de años, los principios activos de este cultivo lo han convertido en un elemento de alto potencial medicinal. Es fuente de vitamina A, B1, B2, B3, C y E, y contiene además:

  • Carbohidratos
  • Proteínas
  • Agua
  • Fibra
  • Calcio
  • Hierro
  • Potasio
  • Fósforo
  • Sodio

Beneficios de ajo

garlic-84691_1920


Uno de los componentes presentes en todas las variedades de ajo es la alicina, cuyo efecto puede reducir la presión arterial y el colesterol. Es antiinflamatorio y anticoagulante, por lo que favorece la circulación de la sangre.

El ajo también resulta un antibiótico natural, esta es la razón por la que tradicionalmente se ha utilizado para combatir hongos, virus y bacterias. Otro beneficio de este cultivo es su capacidad para reducir el exceso de grasa en la sangre y su consumo se conseja para disminuir problemas diuréticos y respiratorios. Tiene potenciales propiedades anticancerígenas. Además es estimulante y antioxidante.

Estudios realizados en los últimos años han revelado las propiedades del ajo para evitar problemas ginecológicos. Recomiendan su consumo en casos de cesáreas, desgarros perineales y episotomía.

¿Por qué comerlo crudo?

Todas las propiedades que tiene el ajo hacen que pueda consumirse prácticamente a diario, incluso crudo. De hecho, es recomendado comerlo sin procesar para activar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades como el resfriado común.

El mal aliente también se puede evitar al comer un ajo crudo. Cabe destacar que no sirve de mucho si se traga entero.

Comer ajo crudo funciona como un desintoxicante que puede ayudar al cuerpo a expulsar agentes no deseados (cuando no sean casos graves).

¿Cómo plantar ajo?

A la hora de sembrar ajo, debemos saber que es un cultivo bastante versátil. Ya que se puede plantar directamente en suelo, macetas, o en un recipiente de al menos 10 centímetros de profundidad. El suelo debe estar bien abonado, suelto y sin excesos, los nutrientes que ayudan al ajo en su desarrollo son el potasio y el fósforo.

Las partes del ajo que se utilizan para plantarse son los dientes de afuera, preferiblemente de ajos de siembra. Pero si no se cuenta con ellos, pueden funcionar los que se compran frescos. En el momento de sembrarlos, basta con enterrarlos unos 3 centímetros y cubrirlos con tierra sin apisonar. Deben plantarse a una distancia de 10 a 15 centímetros entre ellos.

Una vez que se han enterrado se les da un primer riego suave y a partir de ese momento, tardan unas 2 semanas en germinar.

¿Cómo conservar el ajo?

Para que el ajo no pierda su sabor y frescura, se deben conservar en las mejores condiciones. Esto también ayudará a mantener sus propiedades y beneficios.

Las cabezas de ajos se deben comprar frescas, que estén duras y que tengan la piel si se quiere que duren más tiempo, luego se pueden seguir los siguientes consejos:

1- Ubicar un sitio oscuro y seco para que se pueda mantener de forma óptima.

2- Evitar que los ajos sean colocados en zonas húmedas, y mucho menos en refrigeradores.

3- Conseguir un recipiente para colocar los ajos. Este tipo de envases están diseñados de forma especial para conservarlos. Sino, puedes utilizar un pequeño tarro de cerámica con agujeros.

4- Crear un propio conservador con una bolsa de papel. Solo debes colocar los ajos en el interior, cerrarla y mantenerla en un sitio seco. Esto en caso de que no puedas hacer la opción 3.

5- También puedes preparar los ajos en conservas. No es tan recomendable porque no los conserva en estado natural, pero es una buena técnica para que duren mucho más tiempo.

¿Sabías todo lo que puedes hacer con el ajo? Cuéntanos que sabes tú de este maravilloso cultivo