Deshidratar frutas y verduras puede ser muy rápido y fácil si se hace correctamente y con dedicación. El proceso de deshidratación de frutas y verduras consiste en eliminar el mayor porcentaje de agua de los alimentos, dejando solo desde un 4 % a un 8 % para que no se oxiden ni proliferen las bacterias.

Lo más difícil de hacer la deshidratación de frutas y verduras es el momento de eliminar el agua cuidadosamente, ya que después de eso solamente será necesario guardarlas en bolsitas cerradas estilo ziploc.

Si bien hay algunos tutoriales o paso a paso que se pueden seguir, en estos procesos no hay fórmulas mágicas ni “deshidratación de frutas pdf” que sirvan. Lo esencial es conocer los conceptos básicos de la deshidratación y luego hacerlo con cuidado y prestando mucha atención para que el resultado sea el mejor posible.

Ideales para consumir como snack, o acompañando otras comidas.

Además, como siempre en la cocina, lo mejor es dejar llevar la imaginación y la intuición y seguro las frutas y verduras quedarán geniales y listas para ser consumidas. Con el tiempo y al repetir los procesos seguramente será cada vez más y más fácil.

Cómo deshidratar frutas y verduras: paso a paso

En primer lugar, independientemente del método que luego se utilizará para la deshidratación, es seleccionar las frutas y verduras a punto de maduración y eliminar las imperfecciones y partes dañadas.

Luego, separar las frutas y/o verduras que tienen semillas y retirarlas completamente. Lo ideal es que no quede ni una. Además, si hay partes muy maduradas, o por el contrario partes muy verdes, también se recomienda quitarlas.

Elegir un método de deshidratación y continuar con el proceso. Sobre los métodos: hay varios y todos son muy efectivos. Sin embargo, los más utilizados son la deshidratación en el horno, la deshidratación en deshidratador y la deshidratación al sol.

¿Por qué incluir frutas deshidratadas en la alimentación?
Las frutas deshidratadas son ideales para consumir en cualquier momento del día.

Cómo deshidratar frutas en el horno

La deshidratación en el horno es sin dudas la manera más fácil de deshidratar. Además, es ideal para principiantes. Luego del paso a paso de lavado y secado, sólo es necesario colocar la fruta y la verdura en una rejilla, colocarla en el horno y darlas vuelta cada 30 minutos.

Es importante en este momento tener en cuenta el tiempo y la temperatura para deshidratar frutas, un aspecto muy importante del proceso. En este caso, el resultado tardará entre 2 y 3 horas, y la temperatura deberá ser la del horno moderado, procurando que no esté muy fuerte para que no se quemen.

Cómo deshidratar frutas en el deshidratador

El deshidratador de frutas y verduras es uno de los mejores inventos de la actualidad. Para aquellos que disfrutan de conservar comida y probar nuevas estrategias además del congelador, puede ser una gran inversión.

Además, es muy fácil: sólo se debe cortar y pelar la fruta, acomodarla en el deshidratador y prenderla. Por lo general la mayoría tiene temporizador, así que solo será necesario acomodar los alimentos y esperar. Por otro lado, al tener más espacio que un horno convencional, con el deshidratador también se podrá hacer el proceso con muchas frutas y verduras al mismo tiempo.

¿Por qué incluir frutas deshidratadas en la alimentación?
Las frutas deshidratadas en ensaladas, un clásico del verano.

Cómo deshidratar frutas al sol

El método más tradicional y añejo, que dio inicio a esta tendencia es la deshidratación en el sol. Aunque es muy antiguo, y cada vez menos utilizado, puede ser muy práctico y funcional.

El proceso de deshidratación al sol es muy fácil: solo se debe colocar al sol las frutas y verduras cortadas correctamente, a una temperatura ambiente de más de 25 ° C. Es muy importante tener en cuenta que para que el proceso sea efectivo, es necesario cubrir todo con una gasa o mosquitero, ya que sino los insectos podrían arruinar el proceso.

Este método es más largo que los demás, y las frutas y verduras tardarán aproximadamente dos días en quedar listas para ser consumidas.

alimentos deshidratados
La deshidratación al sol es uno de los métodos más antiguos.

Qué verduras se pueden deshidratar

Si bien con las frutas es mucho más fácil, ya que la mayoría de ellas se pueden deshidratar y queda un excelente resultado, con las verduras no es igual. Por eso, lo ideal es sólo intentarlo con aquellas que está comprobado que quedan bien. ¡Nadie quiere desperdiciar comida!

Algunas de las verduras que se pueden deshidratar con mejores resultados son el tomate, el ajo, la zanahoria, el repollo, la batata y el apio.

El paso a paso es igual al de las frutas y el resultado es el mismo. Además, las verduras deshidratadas son ideales para acompañar cualquier comida o incluirlas en la vida cotidiana como snacks.


verduras para deshidratar.
Muchas verduras y frutas se pueden deshidratar.


¿Cómo comer las frutas y verduras deshidratadas?

Las frutas y verduras deshidratadas se pueden comer en cualquier momento del día. Incluso, son ideales para incorporar en la dieta de los niños o de las personas que no acostumbran a comer muchas frutas o verduras diariamente. Algunas ideas para implementar estos alimentos son:

  • Verduras deshidratadas (como tomates o zanahorias) en ensaladas.
  • Frutas deshidratadas como snacks.
  • Frutas deshidratadas con yogurt para el desayuno o la merienda.
  • Verduras deshidratadas como entradas.
  • Verduras deshidratadas para acompañar carnes al horno.

¿Qué esperas para implementar la deshidratación de alimentos a tu alimentación cotidiana?