En ocasiones, separar y deshacerse de los residuos que se generan en casa puede convertirse en una tarea tediosa y que conlleva mucho tiempo. Hacerlo es nuestra responsabilidad como consumidores y es importante recordar que con ello estamos ayudando al cuidado del planeta. ¡Puedes hacerlo fácilmente y en pocos pasos!

[También te puede interesar Descubre cómo puedes reducir fácilmente la cantidad de residuos en casa]

paso a paso: ¿cómo separar los residuos en casa?

Descubre cómo puedes simplificar esta tarea cotidiana, para ahorrar tiempo y organizarte de una manera más práctica. Te compartimos esta guía con 5 claves súper útiles.

  • Separa secos y húmedos

El primer paso a tener en cuenta es dividir los residuos generados en dos categorías: por un lado, los secos -papel, cartón, vidrio, plástico, etcétera- y, por otro, los húmedos, como son los restos de alimentos.

Persona-reciclando-botellas-plástico

Para esto, puedes ayudarte de dos cestos diferentes. No es necesario que tengas uno por cada tipo de reciclable. Simplificar es la clave para ahorrar tiempo al clasificar la basura en casa.

  • Reusar para reducir

Quizás, entre los reciclabes, encuentres materiales que aún puedan tener una segunda oportunidad antes de descartarse. Por ejemplo, si tienes frascos de vidrio, puedes aprovecharlos para comprar a granel u organizar tu alacena. Reparar también es la clave: si tienes un electrodoméstico que no funciona y pensabas tirar, puede que con una simple reparación quede como nuevo.

Limpia los reciclables antes de depositarlos en el cubo

Una de las preguntas frecuentes que aparecen al comenzar a separar los residuos es si deberíamos lavar aquellos que pueden reciclarse. Depositarlos limpios y secos en los contenedores facilita la tarea de quienes los recuperan y clasifican, además de evitar malos olores.

Para ahorrar agua, puedes reusar la que utilizas para lavar la vajilla, o mismo agua de lluvia. También puedes aprovechar servilletas usadas, siempre y cuando no dejen restos de orgánicos en los reciclables.

  • Separa los residuos especiales

Residuos especiales, como las pilas, el aceite usado y los aparatos electrónicos en desuso son algunos ejemplos. Infórmate acerca de cuál es el tratamiento de este tipo de materiales en tu ciudad para depositarlos en su punto de recogida específico.

Estos no pueden ser desechados con la basura común. Es fundamental que estos residuos especiales reciban un tratamiento correcto para asegurarse de que no contaminarán el ambiente.

[También te puede interesar Hábitos sostenibles: descubre cuáles son las "7 erres" del consumidor responsable]

  • ¡Composta todo lo que puedas!

Los restos vegetales pueden aprovecharse para hacer compost, que aportará nutrientes a tus plantas. Esta es una excelente manera de evitar el desperdicio y reducir la cantidad de basura generada en el hogar. Ten en cuenta que no todo es compostable. Si eres principiante, puedes leer esta guía para aprender a compostar fácilmente.

¡Compártelo en tus redes sociales!