* Por: Por Martín Vainstein, politólogo y co-coordinador nacional de Climate Save Movement.

  • CAUSAS

Entre las causas principales encontramos el aumento de las temperaturas producto de la crisis climática y ecológica, la sequía prolongada que atraviesa la provincia, la forestación masiva de pino y eucalipto y las quemas de territorios para sostener las actividades del agronegocio.

El humedal Esteros del Iberá de Corrientes, es uno de los 10 humedales más grandes del mundo. Los humedales son imprescindibles para sostener la biodiversidad y el equilibrio climático regional y global. Lo que hoy afecta a Argentina y las decisiones de su gobierno actual, impactarán a toda la región y al mundo.

La crisis climática y ecológica acelera y multiplica las sequías e incendios, hace imposible su control y concluye en la destrucción de ecosistemas completos. En Corrientes se declaró la emergencia agropecuaria, pensando en las pérdidas millonarias del sector. ¿Y la emergencia climática y ecológica? ¿Y la pérdida de biodiversidad? ¿Y todos los humedales destruídos? ¿O es que a este extremo llegamos de casualidad? No es una cosa o la otra. Son ambas.

También puede interesarte: Hay desidia e intereses económicos tras megaincendios como el de Corrientes

  • RESPONSABLES
Créditos: Emilio White

Los responsables tienen nombre y apellido. Juan Cabandié, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, tiene la responsabilidad de planificar y ejecutar políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, preservar la biodiversidad y los ecosistemas.

A la lista de funcionarios nacionales se le agrega Julián Dominguez, Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, por su impulso al agronegocio -y en específico a la explotación animal - y a prácticas que promueven las quemas. Según el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, el 28% de esos gases provienen de la ganadería, registrando el mayor aporte a nivel país.

También puede interesarte: Iberá: Se incendia uno de los mayores humedales del mundo con pérdidas incalculables para la biodiversidad

A nivel provincial, Gustavo Valdes, es el principal responsable del ecocidio. En el territorio no existe una entidad u órgano estatal que se haga cargo de la esfera ambiental. En contacto con el medio Cosecha Roja Nicolás Duarte, activista de la organización Correntinos contra el Cambio Climático dice claramente: “No tenemos ni Ministerio, ni Dirección, ni Subsecretaría. Para darte una ejemplo: la Dirección de Recursos Forestales depende del Ministerio de Producción y la de Recursos Naturales del Ministerio de Turismo. Así pasa con varias áreas que trabajan de manera aislada”.

Más allá de estos nombres, el principal responsable es la gestión estatal actual. Sin voluntad política y sin planificación adecuada no hay forma de evitar que estas catástrofes sigan ocurriendo. Mientras la prioridad del gobierno de Alberto Fernández sea la continuación de la matriz extractivista (como los proyectos de ley de hidrocarburos y de régimen de fomento agroindustrial) estos hechos seguirán repitiéndose.

  • QUÉ PODEMOS HACER MEJOR

Para empezar, podríamos tener una Ley de Humedales. Sin embargo, fue cajoneada y perdió estado parlamentario tres veces. Una ley con consenso social y elaborada por expertos. Una ley que el gobierno nacional promete presentar como iniciativa propia el 1 de marzo. ¿Superará al proyecto de ley anterior o su contenido será funcional a los intereses de las industrias forestales, ganaderas e inmobiliarias?

A su vez, podríamos tener un ente unificado que se encargue de abordar las problemáticas ambientales en Corrientes. No obstante, hoy éstas dependen de otros organismos como los Ministerios de Producción y Turismo. ¿Y la planificación provincial en materia ambiental?

¿Qué más? Podríamos tener una persona idónea en el cargo de Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Un profesional capacitado, en una cartera que tenga el peso y la relevancia que debe tener al momento de tomar decisiones. No necesitamos gestores ni gerentes. Y tampoco que sea un lugar para devolver favores políticos.

Somos un país con legislación ambiental de vanguardia y una aplicación que deja mucho que desear. Este 1 de marzo, junto con el nuevo proyecto de Ley de Humedales, el gobierno nacional presentará su proyecto de transición energética.

¿Seguiremos el mismo rumbo o se impulsará la seguridad socioambiental?