¿Sabías que algunos de los productos que suelen consumirse diariamente pueden contener microplásticos? Conoce de qué se tratan, por qué son dañinos para el ambiente, dónde puedes encontrarlos y cómo evitarlos.

[También te puede interesar ¿Qué son los microplásticos y por qué están presentes en los productos que consumimos?]

¿qué son los microplásticos?

Se trata de pequeños fragmentos de plástico que se originan a partir de residuos como botellas, envases y textiles sintéticos, entre otros. Su tamaño es menor a los 5 mm de largo y son insolubles en agua, por lo que se filtran y acaban en los mares.

Esta problemática preocupa por las consecuencias que trae al ambiente y a la salud. Diversos estudios han demostrado la presencia de microplásticos en el agua mineral, algunas verduras y hasta en la sangre humana.

Aunque muchos surgen a partir de otros plásticos más grandes, también pueden estar presentes en algunos de los productos que solemos consumir.

productos en los que se pueden encontrar microplásticos

Algunos de ellos son los de higiene personal y cosméticos, como jabones, dentífricos, cremas exfoliantes, geles de ducha y protectores solares.

La mayoría de las partículas destinadas a estos productos están compuestas de polietileno y tienen tamaños comprendidos entre 450-800 micras. En la UE, se estima que se pudo utilizar cerca de 800 toneladas de microplásticos en productos cosméticos en el año 2015. Así lo afirma un estudio encargado por la Comisión Europea.

Pueden encontrarse, además, en productos de limpieza para el hogar. Este es el caso de los detergentes para la ropa y similares.

Jabones de manos

También ocurre con ciertos alimentos, como la sal, los pescados y los mariscos, al igual que con bebidas como la cerveza. No obstante, esto no significa que todos los productos citados anteriormente contengan necesariamente microplásticos en su composición.

Estas partículas suelen ser utilizadas en su fabricación con diferentes propósitos. Su poder abrasivo lo convierte en un elemento noble para productos exfoliantes y pastas de dientes.

Por otra parte, como el plástico es un material económico y moldeable, permite abaratar costos. Esto supone una ventaja a la hora de rellenar los envases, sobre todo en el caso de los productos de limpieza.

ideas para evitar los microplásticos

Cepillo dental con dentífrico

[También te puede interesar Higiene zero waste: conoce cómo puedes reducir el plástico presente en tu cuarto de baño en 5 pasos]

Como consumidor, es importante informarse acerca de la composición y el origen de los productos que se adquieren. Leer las etiquetas es clave en este sentido.

Si la misma no lo indica, puedes contactar directamente a la marca para consultar. Las alternativas sostenibles, que crecen cada día en el mercado, son una excelente manera de contribuir a un planeta sin plásticos.

¡comparte esta información con tus amigos!

Fuente:

The Conversation