Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ningún otro producto de consumo masivo causa tanto daño, por su cultivo, producción, uso y eliminación, como el tabaco. Aunque gran parte de la preocupación medioambiental en relación con el tabaco se ha centrado en las colillas de cigarrillos, se ha declarado que el mayor impacto directo sobre el medio ambiente proviene de las actividades de fabricación de productos. Esto se debe a que la producción de cigarrillos y sus envases requiere una gran cantidad de recursos.

DEFORESTACIÓN

El cultivo y el curado del tabaco son causas directas de la deforestación, ya que se talan los bosques para ubicar las plantaciones y se quema madera para curar sus hojas. Se estima que se necesitan anualmente 11,4 millones de toneladas métricas de madera para el curado del tabaco, y una vez que se produce el tabaco, se necesita más madera para crear papel de liar y empaques para los productos de tabaco.

calentamiento global

La producción de tabaco es uno de los principales responsables de la deforestación de los bosques tropicales. De los 8 árboles que caen, al menos 3 son para ceder el espacio del cultivo o su proceso de curación. Por cada 300 cigarrillos producidos (aproximadamente 1,5 cajas), se requiere un árbol para curar solo la hoja de tabaco.

Existe evidencia de pérdidas sustanciales, y en gran parte irreversibles, de árboles y otras especies de plantas causadas por el cultivo de tabaco que lo convierten en una amenaza particular para la biodiversidad.

Mujer trabajando en la produccion de hojas del tabaco

USO DE FERTILIZANTES QUÍMICOS

El tabaco a menudo se cultiva sin rotación con otros cultivos, dejando las plantas de tabaco y el suelo vulnerables a una variedad de plagas y enfermedades. Por ende, su cultivo de tabaco implica un uso intensivo de pesticidas, reguladores del crecimiento y fertilizantes químicos.

Al absorber más nitrógeno, fósforo y potasio que otros cultivos alimentarios y comerciales importantes, el tabaco agota la fertilidad del suelo más rápidamente. Estos pueden crear problemas de salud ambiental, particularmente en países de ingresos bajos y medianos con estándares regulatorios limitados.

[También te puede interesar Así se transforman las colillas de cigarrillo en fertilizantes]

ENERGÍA, TRANSPORTE Y EMISIONES

Se utiliza energía para la fabricación y distribución de productos de tabaco, para la extracción, extrusión y procesamiento de filtros de acetato de celulosa, y para el abastecimiento de combustible de camiones, barcos y aviones para transportar productos de tabaco desde las plantas de producción a los minoristas.

Normalmente, la fuente de esta energía proviene de fuentes no renovables, como el gas, carbón y petróleo, cuales liberan gases de efecto invernadero durante su combustión. El transporte de un paquete de cigarrillos terminado a su punto de venta a menudo implica grandes costos de transporte, generalmente a través de camiones diesel, siendo este un carcinógeno conocido.

El total de emisiones debidas al tabaco es un equivalente de aproximadamente 8,76 millones de CO2, lo que se equivale a las emisiones de cerca de 3 millones de vuelos transatlánticos.

CONSUMO

El humo del tabaco es una mezcla compleja de miles de compuestos químicos en forma de gases y gotitas microscópicamente pequeñas suspendidas en el aire. El humo principal se emite en el extremo del filtro de un cigarrillo cuando un fumador aspira aire a través del cigarrillo encendido para inhalar, y el tabaco se quema a una temperatura alta debido al mayor suministro de oxígeno.

[También te puede interesar ¿Fumar un cigarrillo al día es igual o más peligroso que fumar 10?]

En contraste, el humo secundario se genera a una temperatura más baja entre bocanadas y se emite en la punta humeante del cigarrillo. Este contiene compuestos químicos más tóxicos que el humo convencional. La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) calcula que los fumadores producen 225.000 toneladas de dióxido de carbono al año, el equivalente a las emisiones de 12.000 coches que recorren 10.0000km.

Los desechos de los cigarrillos, es decir las colillas, contaminan el medio ambiente. Una colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua potable, según la organización Ocean Conservancy. Anualmente se generan hasta 680 000 toneladas de desechos descartados del consumo mundial de cigarrillos.

colillas cigarrillo playa

[También te puede interesar Colillas de cigarrillos: los efectos colaterales en la salud y el medioambiente]

Las colillas de cigarrillos representan entre el 30 y el 40% de todos los artículos recogidos en las limpiezas costeras y urbanas internacionales anuales. El material que sale de estos filtros es tóxico para la vida acuática y contienen más de 7000 sustancias químicas tóxicas, incluidos los carcinógenos humanos.

¿Y tú, ya conocías el impacto ambiental del cigarrillo?

Fuente: World Health Organization, 2017. Tobacco and its environmental impact: an overview