Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Ambiente

Los insecticidas pueden limitar el crecimiento del cerebro: esto descubrió la ciencia

Una reciente investigación estadounidense ha dado muestras sobre el daño de los insecticidas en el tejido cerebral.

Ambiente

Los insecticidas pueden limitar el crecimiento del cerebro: esto descubrió la ciencia

Una reciente investigación estadounidense ha dado muestras sobre el daño de los insecticidas en el tejido cerebral.

Mónica Correa

13/09/2018

Desde hace décadas se sabe que el uso de los insecticidas es nocivo para la salud, sin embargo, no se tenían con certeza los alcances del daño. Una investigación reciente ha arrojado una idea más clara: pueden limitar el crecimiento del cerebro.

[También te puede interesar: ¿Más inteligente que un humano? Este pez hizo algo que ninguno en su especie logró antes]

¿Qué sabemos?

El uso generalizado de pesticidas puede llegar a contaminar los hábitats naturales, exponiendo a los organismos que no son el objetivo. Se ha comprobado que incluso bajos niveles de pesticidas pueden afectar a las comunidades acuáticas tanto directa como indirectamente.

Trabajos previos han demostrado que pequeñas cantidades del pesticida clorpirifós alteran la morfología del renacuajo y el neurodesarrollo en estanques artificiales (mesocosmos). Si bien no se han hecho las pruebas para saber si nos afecta del mismo modo a los humanos, es una hipótesis bastante posible.

(Fuente: Wikipedia)

¿Qué es el clorpirifós?

Según la ONG Earth Justice:

“El clorpirifós es un pesticida neurotóxico ampliamente utilizado en la agricultura estadounidense. Normalmente se rocía en los cultivos para matar una variedad de plagas agrícolas y tiene un olor ligeramente a mofeta, similar a los huevos podridos o al ajo, y puede causar dañar la salud si se toca, inhala o digiere”.

La investigación

Una investigación realizada recientemente por investigadores de Duquesne University (Estados Unidos), y publicada este mes de septiembre en la publicación especializada Society of Environmental Toxicology and Chemistry se encargó de investigar el posible daño del insecticida clorpirifós en la especie de renacuajos de la rana leopardo del norte (Lithobates pipiens).

Para determinar si los efectos resultaron de la exposición directa al clorpirifós o de la interrupción de la cadena alimenticia debido a una disminución inducida por pesticidas en el zooplancton, examinaron los impactos del clorpirifós en el desarrollo de anfibios en presencia de zooplancton resistente al clorpirifós, un componente clave de la acuática comunidad trófica.

Resultados

La exposición al clorpirifós en el desarrollo dio como que el clorpirifós impactó directamente el desarrollo del cerebro de los renacuajos.

Lo sinvestigadores concluyeron que dosis bajas y ecológicamente relevantes de plaguicidas organofosforados pueden tener un impacto directo en el neurodesarrollo en un modelo de vertebrados.

¿Los pesticidas también afectan el crecimiento del cerebro de los humanos? Aún no se han hecho estudios para comprobarlo, pero con esta investigación, surge la duda.

Fuentes:

Society of Environmental Toxicology and Chemistry

Earth Justice


Otros

Entretenimiento

¿Qué cara es la más feliz? Tu respuesta te dirá a qué tipo de persona perteneces

Tienes que mirar la imagen que te mostramos a continuación, y elegir la que te parezca que es más feliz. Con este test verás qué tipo de persona eres y qué es lo que te domina. ¿Estás listo?

Salud

¿Quieres saber cuál es la influencia del amor en tu cerebro?

La influencia del amor en el cerebro va mucho más allá de las emociones, de inmediato pone a trabajar diferentes hormonas que provocan rejuvenecimiento, buen humor y deseo sexual.

Tendencias

Científicos descubren por qué algunas personas son zurdas y la razón no está en su cerebro

Durante décadas, los científicos han tratado de descubrir por qué algunos individuos tienen mayor facilidad para usar el lado izquierdo de su cuerpo. Parece que por fin encontraron la respuesta, y ¡no es lo que crees!

share