El plátano es una fruta que contiene gran cantidad de potasio, un macronutriente esencial para el desarrollo de las plantas. En particular, sus cáscaras tienen una buena proporción de este nutriente. Por esta razón, las cáscaras pueden ser utilizadas para hacer un fertilizante, que se usa en gran medida para fertilizar árboles frutales y también rosas.

Los suelos pobres en nutrientes requieren una fertilización y los fertilizantes orgánicos son una opción ecológica, sustentable y económica para mantener tus cultivos. Concretamente, este mineral transporta los nutrientes por las plantas y fortalece la formación de flores y frutos.

¿Cómo saber si una planta tiene falta de potasio? Sencillamente viendo las hojas. Si estas se ponen “amarillentas” o “rizadas”, esto significa que hay una escasez de este nutriente.

[También te puede interesar: ¿Por qué los japoneses comen plátanos extremadamente maduros?]

Primer método: a cocción

Elementos que necesitarás

5 cáscaras de plátano (de cualquier plátano)
Aproximadamente 1,5 litros de agua.
Una botella de 1 litro.
Una olla

Cómo prepararlo

Empieza por cortar las cáscaras de plátano en trozos pequeños.

Luego, colócalos en una cacerola y agrega 1 litro de agua.

A continuación, lleva la preparación a ebullición y cocina a fuego lento durante 15 minutos.

Espera a que se enfríe.

Por último, cuela y reemplaza el agua que se ha evaporado (hasta que tenga un litro nuevamente) y almacene.

Cómo cocinar la piel de plátano

Puedes utilizar este preparado colocándolo directamente en la tierra de las plantas. En caso de utilizar el fertilizante líquido, agrega 4 partes de agua potable a cada parte de fertilizante (por ejemplo, 400ml + 100ml).

Ten en cuenta que debes regar una vez por semana a tus plantas con esta mezcla. La cáscara de plátano es rica en potasio, calcio y magnesio, y además ayuda a reponer los nutrientes del suelo.

Segundo método: pedazos de cáscara de plátanos

Otra forma de aprovechar las cáscaras de plátano es cortarlos en pequeños trozos y enterrarlos en la tierra de las plantas una vez al mes. De esta manera, liberarán magnesio, potasio, fósforo y otros minerales.

[También te puede interesar: ¿Qué pasará con tu cuerpo si empiezas a comer 2 plátanos al día?]

Tercer método: cáscara de banana fermentadas

Una última opción para aprovechar las cáscaras radica en colocarlas en un frasco y echarles agua hasta cubrirlas totalmente. Luego, se tapa el frasco con un paño y una banda elástica.

Esta mezcla deberá reposar una semana para que las bacterias actúen. No obstante, si llegara a presentar moho negro, la mezcla ya no servirá.

Pasada la semana, se coloca en una licuadora y se la convierte en puré.

Una vez obtenido este puré, para utilizarlo se debe diluir con un poco de agua e incorporarlo poco a poco a la tierra de las macetas.

Otra opción para utilizar este preparado es el compost, al cual la cáscara de banana le hace muy bien.

Y tú, ¿te animarías a preparar este fertilizante?

Fuentes: El Horticultor, infocampo.com.ar