Entre los aceites más utilizados y cotizados a nivel mundial, se encuentra el aceite de almendras. Que es popular debido a las diversas cualidades beneficiosas para la salud del cabello y para otras partes del cuerpo. Es por esta razón que hablaremos sobre cómo se usa y cuáles son sus beneficios.

Conforme avanza el tiempo, incrementan los investigadores que descubren las asombrosas propiedades que el aceite de almendras tiene para ofrecer. Usadas no solamente con fines estéticos, sino también para la salud en general.

Este es un aceite que proviene de los frutos secos que produce el almendro. Existen variedades distintas de este producto, el cual suele recibir el nombre de aceite de almendras dulces. Una de estas variedades es 100 % pura, pero también hay otras que son prensadas en frío. Estas últimas son las que se encuentran en cualquier establecimiento. Siendo un aceite que usa almendras como base, pero se le añade otra clase de aceite que es más económico.

Para sacar mayor provecho de las propiedades que el aceite de almendras tiene para ofrecer, es recomendable usar uno que sea 100% puro. Ya que cuando se trata de usar la variedad que es prensada en frío, es probable que se pierdan algunas de sus propiedades.

​​​​​​​[También te puede interesar: Los 20 usos del aceite de ricino que se deben conocer]

¿Cuáles son las propiedades del aceite de almendras?

Tanto las propiedades de un aceite de almendras que es puro, como uno que es prensado en frío son beneficiosas. Resaltando su alto contenido en grasas insaturadas, al igual que de ácidos grasos, como en el caso del omega 3 y 6. Aparte de esto, posee muchos antioxidantes, vitaminas del grupo B, y vitamina E. Y cada uno de estos componentes es de gran importancia, cuando se trata de cuidar la apariencia del cabello y regenerar la piel.

Usos del aceite de almendras

Aprender cómo usar el aceite de almendras es de gran ayuda para mejorar diversos aspectos de la salud. Aunque en su mayoría, los usos de este producto se concentran en la cosmética y en mejorar la salud cutánea. Debido a las propiedades que posee, suele utilizarse como un tratamiento para el acné, eccemas o incluso para las alergias. Hay que recordar que no se debe consumir este aceite, a menos que un profesional lo indique.

Utilizar este producto de forma externa a través de los masajes, ayuda a calmar los nervios, los cuadros de estrés y también de ansiedad. De igual manera, sus cualidades calmantes contribuyen a mejorar las enfermedades de la piel que son inflamatorias. Tomando como ejemplo los casos de piel seca o de herpes.

Por otra parte, usar este producto puede ser muy beneficioso cuando se trata de prevenir los signos del envejecimiento prematuro, al igual que las manchas en la piel. Los componentes antioxidantes que posee un producto como este, intervienen en la regeneración de las células. Disminuyendo también los efectos negativos que puede causar la exposición a los rayos del sol de manera prolongada.

¿Qué beneficios ofrece el aceite de almendras?

Los beneficios del aceite de almendras que más destacan son los siguientes:

Hidrata la piel: Este es un producto que se encuentra entre los mejores hidratantes para la piel, pero además de eso ofrece muchos nutrientes.

Tratamiento para las enfermedades cutáneas: Al tener propiedades antiinflamatorias sirve para tratar los síntomas de las afecciones de la piel. Partiendo desde mejorar el acné, hasta ayudar a disminuir las cicatrices. Aparte de esto, como ya se ha comentado, mejora la salud general de la piel.

Para la elasticidad y las arrugas en la piel: Un conocido producto cosmético como este, cuenta con nutrientes que mejora significativamente la elasticidad en la piel. Especialmente para el rostro y diversas partes del cuerpo, en las cuales las arrugas se hacen más evidentes con el tiempo.

Funciona como un protector solar: Se trata de uno de los beneficios que este producto tiene para ofrecer y que pocos conocen. Posee principios activos que absorben los rayos ultravioleta que produce el sol. Mantiene sueva el cabello y lo revitaliza, puesto que los rayos solares deterioran las fibras capilares.

Sirve para quitar el maquillaje: Mientras al utilizarlo en el rostro va nutriendo la piel, también puede retirar el maquillaje. Solamente serán suficientes unas cuantas gotas en un pequeño trozo de algodón, y después pasarlo por el rostro

Alivia el estrés: Ideal como elemento relajante para los masajes, debido a que es excelente para aliviar la ansiedad, el estrés y también los nervios.

Disminuye el prurito: Suaviza y al mismo tiempo protege la piel, por lo que suele usarse como parte del tratamiento en afecciones como la psoriasis o la dermatitis. Calmando de manera eficiente la picazón, cuando aparecen erupciones en la piel.

Aceite de almendras en la piel

El aceite de árbol de té es bueno para tener una piel mate

Tanto por el elevado contenido de ácidos grasos que posee, como también por sus antioxidantes y vitaminas, funciona como un rejuvenecedor y como un regenerador celular. Por lo tanto, es posible usar el aceite de almendras para tratar diversos problemas que afectan la piel.

Combinado estas cualidades junto con sus funciones antiinflamatorias, hacen de este producto la alternativa perfecta para quienes desean sustituir los corticoides.

Reduce las estrías

Los usos de este producto son reconocidos en todas partes del mundo, y uno de ellos es disminuir las estrías. Siendo este un problema que constantemente aqueja a las mujeres embarazadas. Si se utiliza este producto todos los días, ayudará a impedir que aparezcan estrías en la piel. Puesto que logrará que la piel sea mucho más elástica y se mantenga con suficiente lubricación.

También es válido que las personas que tienen sobre peso utilicen el aceite de almendras, con el objetivo de reducir la aparición de las estrías. Aunque también combate el desgaste de la piel, gracias a sus cualidades regenerativas.

Siguiendo esto, utilizar este producto en el rostro es muy beneficioso, sobre todo cuando se aplica en la noche. Mientras se duerme, los principios activos que posee este producto actuarán mucho mejor y los resultados serán más asombrosos.

Aceite de almendras en los bebés

No simplemente se puede utilizar este producto en la piel de una persona de edad adulta, ya que también es beneficioso para los bebés. Sirve para quitar la costra láctea que se suele aparecer en los primeros años del bebé. Aunque también es usado como aceite para masajes y para mantener la piel del bebé hidratada.

Mejora la apariencia de los labios

Otro de los usos más comunes de un prodigioso producto como es este, es utilizarlo como si fuese un bálsamo para los labios. Bien sea que se utilice solo este aceite o si se combina con otro, sus propiedades ayudan a mejorar la apariencia de los labios. Siendo de gran ayuda en caso de que se encuentren partidos o si están resecos por la exposición al frío.

Aceite de almendras en el cabello

Una mujer aplica aceite en su cabello

Quienes sufren de problemas capilares, como en el caso de la sequedad del pelo. Cuenta con nutrientes que revitalizan por completo el cabello dañado, disminuyendo también la caída capilar en exceso. La vitamina E que posee este aceite elimina la caspa y también combate la dermatitis del tipo seborreica.

Se recomienda aplicar una cucharada del producto en cuestión y después se procede a esparcirlo por todo el cuero cabelludo y el pelo. Luego se deja actuar por aproximadamente unos 10 minutos y finalmente se enjuaga. Otra de las maneras de usar este producto, es como un acondicionador natural.

Para el cabello en general, este producto es prodigioso. Sus propiedades regenerativas y sus antioxidantes, mantienen en buenas condiciones las células capilares. Por lo que no solamente mantiene hidratado el cabello, sino que además le ofrece una mayor consistencia.

¿Cómo tratar el acné con aceite de almendras?

Pese a que los aceites no se encuentran recomendados para aquellas personas que tienen una piel grasa, el aceite de almendras cuenta con componentes que combaten el acné. Las propiedades antimicrobianas que posee este producto, desinfectan eficientemente los poros y hacen más fácil la limpieza de las impurezas.

La manera más simple de usarlo para tratar el acné, es combinar una clara de huevo junto con una cucharada de aceite de almendras, y añadirle una cucharada de miel. Frotar la preparación en las áreas más afectadas por el acné y se deja actuar por unos 20 minutos. Una vez que haya pasado este tiempo se enjuaga, y el procedimiento se debe repetir tres veces en la semana.

Como se puede ver, existen diversas maneras de utilizar el aceite de almendras para aprovechar al máximo sus beneficios. Y una vez que se utilice, se convertirá en el compañero ideal para la belleza y para mejorar la salud de la piel.

Fuente:

Mejor con salud

Ecocosas

Mercado libre