Salud

Enfermedades hepáticas: ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarlas?

Existen diversas enfermedades hepáticas y aunque algunas de ellas estén relacionadas con el consumo del alcohol, no siempre es así.

Cinthya Ortega

03/02/2021

Enfermedades hepáticas: ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarlas?

Salud

Enfermedades hepáticas: ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarlas?

Existen diversas enfermedades hepáticas y aunque algunas de ellas estén relacionadas con el consumo del alcohol, no siempre es así.

Cinthya Ortega

Enfermedades hepáticas: ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarlas?

Entre los órganos más importantes del cuerpo humano se encuentra el hígado, ya que interviene en diversos procesos vitales. Una de sus funciones es mantener limpio al organismo, pero también descompone los nutrientes que provienen de los alimentos que se consumen. Si el hígado sufre algún daño, podría ser perjudicial para el resto del organismo. Por este motivo hablaremos de las enfermedades hepáticas, qué síntomas producen, causas y cómo tratarlas.

¿Qué son las enfermedades del hígado?

Enfermedades hepáticas

El tamaño que posee el hígado, es muy parecido al que tiene un balón de futbol. Se ubica por debajo de la caja torácica, hacia la parte derecha del abdomen. Este órgano es de gran importancia cuando se trata de digerir los alimentos. Al igual que es importante en la eliminación de las toxinas, que están dentro del organismo.

Las enfermedades del hígado o enfermedades hepáticas podrían ser heredadas a través de la genética. Estos problemas también pueden ser provocados por una amplia diversidad de factores que provocan daños en el hígado. Algunos ejemplos de estos factores son los virus, la obesidad o el consumo excesivo de alcohol.

Conforme va pasando el tiempo, estas enfermedades dañan significativamente el hígado y podrían ocasionar cirrosis. Ante la presencia de esto puede provocar insuficiencias hepáticas, siendo este un problema mortal para cualquier persona. Sin embargo, cuando en tratamiento es aplicado con anticipación, es posible curar el hígado.

Síntomas de las enfermedades hepáticas

Esta clase de enfermedades no todo el tiempo causa síntomas que sean simples de percibir. Y en caso de presentarse algunos síntomas, estos podrían ser los siguientes:

- Presencia de color amarillo tanto en los ojos como en la piel, también conocido como ictericia.

- Inflamación y dolor en el abdomen.

- Piernas y tobillos hinchados.

- Comezón en la piel.

- Color oscuro en la orina.

- Heces con colores pálidos.

- Vómitos o también náuseas.

- Falta de apetito.

- Fatiga crónica.

- Tendencia a la formación de moretones con mayor facilidad.

[También te puede interesar: 8 señales que manda tu hígado cuando está sufriendo]

Causas de las enfermedades del hígado

Enfermedades hepáticas

Entre las causas más comunes de las enfermedades se encuentran:

Anomalías en el sistema inmune

Muchas de las enfermedades autoinmunes pueden afectar diversas partes dentro del cuerpo, como por ejemplo el hígado.

Infecciones

Tanto los virus como los parásitos pueden causar graves infecciones en el hígado. Generando inflamaciones que reducen las funciones hepáticas. Los virus pueden ser transmitidos mediante la sangre, cualquier fluido corporal, alimentos y agua contaminada, o por establecer contacto con personas infectadas.

Genética

Genes anormales que han sido heredados por los padres, podrían provocar que diversas sustancias se acumulen progresivamente en el hígado, y con el tiempo provocan daños.

Otras causas

La presencia de tumores como los adenomas hepáticos y el cáncer, afectan gravemente al hígado. Por otro lado, abusar del consumo del alcohol, la acumulación de grasa dentro del hígado y la ingesta de ciertos medicamentos, también podrían generar enfermedades hepáticas.

Enfermedades hepáticas más comunes

Enfermedades hepáticas

Son diversas las enfermedades que afectan gravemente al hígado, y entre las más comunes se encuentran las siguientes:

Hepatitis viral

Este es un término que se utiliza para la descripción de las inflaciones del hígado, y estas son provocadas por distintos factores, como los virus o la ingesta de alcohol. Normalmente se escribe una letra después de la palabra hepatitis, que sirve para indicar la clase de virus que genera la infección. Las 5 primeras letras indican varios tipos de hepatitis, y estas son de gran preocupación, debido al gran número de muertes que han ocasionado.

Hepatitis A

Se trata de un virus que se transmite a través del agua, y a menudo se encuentra en las heces. Una enfermedad del hígado como esta aparece, debido al consumo de agua o alimentos que están contaminados con este virus. En países lugares como África, América central, el medio Oriente o el Subcontinente indio, la hepatitis A afecta más personas debido a las condiciones higiénicas y sanitarias.

Normalmente esta enfermedad pasa en dos meses, y no produce efectos que permanezcan a un largo plazo. Cuando la enfermedad ha pasado, se crea una especie de inmunidad a la misma. Pese a que esta enfermedad no es muy grave, habrá que realizarse ciertos exámenes para descartar complicaciones.

Hepatitis B y hepatitis C

higado-señales

Ambos virus normalmente son transmitidos a través de la sangre, y son transportados por el torrente sanguíneo hasta que llegan al hígado. De manera colectiva, estas enfermedades producen más muertes que la tuberculosis y que el SIDA.

Hepatitis D

Solamente produce efectos en las personas que se encuentran infectadas con hepatitis B, puesto que requiere de este virus para poder sobrevivir dentro del cuerpo. De la misma forma que ocurre con la hepatitis B, esta enfermedad que afecta al hígado es transmitida mediante la sangre o también por contacto sexual. América del sur, regiones del Mediterráneo oriental y otros lugares de Europa se encuentran más afectados por hepatitis D.

No hay una vacuna determinada para este caso de hepatitis, aunque la vacuna contra la hepatitis B podría ser de gran ayuda.

Hepatitis E

Así como ocurre con la hepatitis A, esta es transmitida a través de las heces y aparecer por la falta de higiene o saneamiento. Si se viaja hacia un país donde el saneamiento es deficiente, existen altas probabilidades de contraer hepatitis E. El riesgo puede ser reducido manteniendo buenas medidas de higiene en el agua y en los alimentos.

Es necesario resaltar que en algunas partes del mundo, los casos por hepatitis E se han incrementado. Este virus se encuentra con mucha facilidad en animales como el jabalí o el cerdo. No ocasiona enfermedades en los animales, pero en ocasiones el virus pasa a las personas. Otra cosa que se debe tener presente acerca de esta enfermedad, es que no posee vacuna.

NASH

Enfermedades como el hígado graso o la enfermedad de hígado graso no alcohólico, son afecciones en las que el hígado sufre daños por la acumulación de grasa. Términos como el NAFLD sirven para describir enfermedades como la esteatosis o la esteatohepatitis. Generalmente ocurren en personas con problemas de peso, donde la dieta incluye altos contenidos de grasa.

Un hígado en condiciones óptimas no debe contener grasa. Pero si ocurre el caso contrario, aparecen otros problemas o enfermedades como la diabetes, los accidentes cardiovasculares o ataques al corazón.

¿Cómo tratar las enfermedades hepáticas?

Enfermedades hepáticas

Los tratamientos para las enfermedades hepáticas dependerán de la afección específica que sufra el paciente.

Para el cáncer de hígado: Es posible enfrentar esta enfermedad desde puntos de vista distintos, los cuales varían de acuerdo al tumor que se tenga y al estado en el que se encuentre la persona.

Extracción quirúrgica: Normalmente se realiza en casos de tumores únicos, ge tengan mucha función hepática conservada o que no generan síntomas.

Cirrosis: No existe una cura para esa enfermedad del hígado, pero es posible que algunos cambios en el estilo de vida ayuden a mejorar los síntomas. Dejar el alcohol es uno de los primeros pasos para lograr superar la enfermedad.

Trasplante de hígado: Quienes requieran de este tipo de tratamiento, deben tener tumores que midan menos de 5 centímetros. Aunque es posible realizar la operación en personas que no posean tumores.

Hepatitis: Para las enfermedades de esta categoría no existen tratamientos específicos, pero se recomienda llevar una dieta baja en grasas y evitar el consumo de alcohol. Si se trata de hepatitis B, se administrarán algunos medicamentos que ayuden a controlar los síntomas.

Hígado graso: Cuando se trata del hígado graso, será necesario perder peso y hacer cambios en la alimentación. Pero si la enfermedad es causada por ingerir algún medicamento, este debe ser suspendido inmediatamente. En los casos de hígado graso alcohólico, se recomienda suspender de manera definitiva la ingesta de alcohol.

Medidas para prevenir las enfermedades del hígado

Las mejores maneras de evitar que estas enfermedades aparezcan, es aplicando una serie de medidas. Entre estas se encuentran beber alcohol de forma moderada, vacunarse contra la hepatitis, ingerir medicamentos de manera prudente y usar preservativo en las relaciones sexuales. Así mismo, se debe mantener una alimentación balanceada y lavar correctamente los alimentos que se van a consumir.

Recuerda que la información proporcionada a través de este artículo, es solo con el objetivo de de informar acerca de estos problemas médicos. Ante la presencia de alguno de los síntomas que se han mencionado, es necesario consultar con un especialista.

Fuente:

Topdoctors

Mayo clinic

Hepatitis


Otros

Ambiente

Copenhague se llenará de árboles frutales para sus habitantes

El encuentro con la sostenibilidad puede ser mucho más simple de lo que se cree. En la ciudad de Copenhague aplican una estrategia simple y efectiva.

Ambiente

Zero waste: conoce las claves del movimiento que promueve el consumo responsable

El movimiento zero waste, se trata de una filosofía de consumo que busca reducir al mínimo indispensable la producción de residuos. Conoce los pasos para ser parte del movimiento cero residuos y por qué deberías hacerlo.

Salud

Placenta: cuáles son sus principales usos y beneficios

Muchos han oído hablar sobre la placenta, pero además de permitir el desarrollo del bebé en el útero, esta ofrece otros beneficios.

share