Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tendencias

6 consejos para evitar que las discusiones de pareja se conviertan en una batalla

Evita peleas innecesarias y controla tu enfado con estos prácticos consejos. Te ayudarán a lograr estabilidad emocional y abandonar las confrontaciones con resultados negativos.

Tendencias

6 consejos para evitar que las discusiones de pareja se conviertan en una batalla

Evita peleas innecesarias y controla tu enfado con estos prácticos consejos. Te ayudarán a lograr estabilidad emocional y abandonar las confrontaciones con resultados negativos.

Jesica Montarner

14/10/2019

Todos nos enojamos en algún momento. Aunque es una de nuestras emociones primarias, y nos sirve para reaccionar ante una injusticia y querer optar por algo mejor, hay veces que se nos olvida que no es el momento ni el lugar, ni mucho menos la persona con quien debemos desplegar nuestra ira.

Si te enojas habitualmente con tu pareja, quizá pienses que siempre es culpa suya, que está en tu contra. Sin embargo, debes tener en cuenta otras posibles razones: puede que veas como una amenaza prácticamente todo lo que te dice. Y tal vez sí tengas razón, pero si reaccionas estallando y perdiendo el control no solucionas nada.

Entonces, ¿cómo puedes controlar tu enojo hacia tu pareja? Aquí van algunos consejos para lograr estabilidad emocional, y así evitar de forma eficaz las confrontaciones con resultados negativos.

[También te puede interesar: Ejercicios de bionergética que puedes hacer en tu casa cuando estás enojado o de mal humor]

1. Conócete a ti mismo y reconoce tus reacciones

Date cuenta de las señales que indican que estás comenzando a enfadarte. Por ejemplo, si sientes mucho calor y respiraciones fuertes, o conductas típicas que muestran enojo, como alzar la voz o usar gestos bruscos y amenazantes hacia tu pareja. Estas señales son el punto de partida para que tu enfado se descontrole.

Si discutes con tu pareja es porque realmente la amas aseguran, algunos psicólogos

2. Piensa antes de hablar

Aunque puede parecer fácil y gratificante dejar salir tu ira, piensa antes de decir algo. Pon en orden tus pensamientos antes de hablar con el fin de evitar decir algo de lo que puedas arrepentirte o que podría lastimar a tu pareja. Si tienes ganas de reaccionar a algo que tu pareja hizo o dijo, este es un buen momento para dar un paso atrás y poner en orden tus pensamientos.

3. Sé consciente de cuándo te enojas

Hay situaciones en las que tienes más facilidad para enojarte, como al esperar mucho tiempo a tu pareja cuando ya habían quedado a una hora, en el coche atrapados en el tráfico, ciertos temas de conversación que son de por sí conflictivos (la educación de los hijos, tu ex pareja, tu familia, el dinero…), etc. Es vital que conozcas los contextos en los que puede ser más fácil que te enfades.

4. Repite una frase que te tranquilice

Si estás pasando por un momento difícil con la ira, usa una palabra o frase que te recuerde mantener la compostura. Esto puede ayudarte a no desviarte y a no sacar lo peor de ti. Repítete :“Relájate”, “Estoy tranquilo” o “Cálmate”.

[También te puede interesar: Afirman que las parejas que usan apodos de animales tienen una relación más estable]

5. Controla tu respuesta

Si ya eres consciente de las señales y situaciones que más te irritan, has dado un gran paso. Ahora no permitas que se salgan de control. Si hace falta, date un momento para controlarte y pensar, sal de donde estés y distráete con música, una película o un hobby nuevo, y detén tu enfado en este momento, para que no avance y no hieras a tu pareja.

Una mujer enojada

6. Utiliza la relajación a tu favor

Relaja los músculos, céntrate en tu respiración y piensa en algo que te ayude a calmarte. Al principio será muy complicado recurrir a la relajación en esos momentos, pero con la práctica podrás utilizarlo como un mecanismo para bloquear tu enfado y concentrarte en resolver los conflictos de una manera tranquila y bien pensada.

7. No caigas en pensamientos irracionales

Ten cuidado con las ideas rígidas que a veces suelen instaurarse, como: "mi pareja debe estar de acuerdo conmigo en todo" o "mi opinión siempre es la mejor". Estos pensamientos son muy dañinos para cualquier tipo de relación social, y además totalmente irracionales, pues nadie puede tener la razón absoluta. Debemos tratar de ser flexibles, ya que podemos tener opiniones distintas a las de nuestra pareja, y eso no tiene por qué ser un motivo de discusión y peleas.

En vez de dejar que el enfado se apodere de ti en ciertas circunstancias, ten en cuenta formas sanas de mostrar tu descontento. Por ejemplo, se pueden hacer críticas a la pareja, siempre y cuando estas sean constructivas, y enfocadas desde el amor que sientes, sin descalificar, ni dando toques de ironía, más bien entendiendo al otro, y expresando sin atacar lo que deseas o te molesta del otro o la situación. También debes saber que de igual manera tu pareja puede lo mismo para contigo.

Está demostrado que las personas rinden muchísimo mejor cuando se sienten valoradas y motivadas. Recuerda que el amor, el respeto, la tolerancia y la paciencia, juegan un papel muy importante en todo tipo de relación positiva, y que no debes dejarte dominar por un momento de ira, para así poder construir una saludable relación de pareja.

Y a ti, ¿qué te parece? Practica estos consejos y podrás controlar tu enojo con mayor facilidad.

Fuentes:

Familias

Moi


Otros

Tendencias

Solo necesitas unos minutos al día para mejorar tu relación

¿Quieres que tu relación mejore y no sabes cómo? Puedes empezar con algunas de estas propuestas, que te llevarán solo un par de minutos al día.

Salud

Ejercicios de pilates que puedes hacer en casa para fortalecer tu cuerpo

Si buscas una rutina con la que trabajes todo tu cuerpo pero que también puedas hacer en casa, estos ejercicios te encantarán.

Tendencias

5 actitudes que muestran que tu pareja no es tan sana como creías

En las etapas iniciales, es normal ver todo color de rosa. Pero a algunas personas, esto no les permite notar que la relación no es tan sana como debiera.

share