Con la pandemia ocasionada por el Covid y el paso de la cuarentena y los aislamientos muchos incursionaron en la cocina y ahí es donde surgió una duda bastante frecuente: cuál es la diferencia entre la levadura seca y fresca.

Entre las recetas más buscadas y elaboradas se pueden mencionar las que requieren de amasado, y con ello levadura, ya que llevan un tiempo considerable de espera que a veces, con las actividades cotidianas no se requiere y con la pandemia sobró.

También es cierto, que más allá del aburrimiento, muchos comenzaron a cocinar porque se hicieron consumidores más conscientes y decidieron elaborar sus propios productos para saber qué ingredientes contienen, además de evitar los conservantes.

levadura seca levadura fresca

Entre los productos más elegidos para realizar se encuentran los panes, las pizzas, medialunas, y galletas ya que si bien llevan tiempo de dedicación son recetas bastante fáciles de hacer.

Además, algunas personas han encontrado en el amasado una terapia, ya que es una manera de liberar tensiones, estrés y distraerse, además de poder consumir un producto fresco, rico y saludable.

Si bien los ingredientes suelen ser básicos porque siempre son a base de agua, harina y levadura, la duda que más surge es: ¿cuál de todos los tipos será mejor para el panificado que voy a elaborar?

Por eso, en esta nota vamos a detallarte qué es la levadura, qué hay que saber sobre ellas y cuál utilizar en cada caso.

Antes de hablar de las diferencias es necesario detallar que la levadura es un hongo microscópico que, frente a un almidón que es hidrolizado por enzimas más pequeñas como sacarosa, malta y fructosa, lleva a cabo el proceso de fermentación en alimentos y así es capaz de convertir ciertos productos en otros alimentos al producir dióxido de carbono.

levadura seca levadura fresca

En el caso de los panificados, servirá para que la masa tome volumen y sea más esponjosa a partir del aire que libera.

Como se mencionó con anterioridad existen diversos tipos de levaduras según el país, entre los que se puede mencionar la fresca, en polvo o en algunos casos de panadería.

Levadura fresca

Aunque no hayas utilizado o comprado nunca en tu vida levadura, seguramente si las hayas visto con facilidad en el supermercado ya que es de las levaduras más clásicas que existe, y de las más utilizadas.

Como su nombre lo indica, es el estado más fresco de la levadura, solamente se encuentra el hongo prensado y se suele presentar en forma cuadrada o rectangular. Es necesario aclarar que al comprar este tipo deberá utilizarse en los próximos días ya que no dura demasiado, y siempre conservarse en la heladera.

En el caso de necesitar levadura para pizza este es un tipo adecuado. También se usa para pan y masa de empanadas, por ejemplo.

levadura seca levadura fresca

Levadura de panadería 

También llamada seca, se presenta en forma de sobre, y es un tipo de levadura que se encuentra deshidratada, por lo que es lo mismo que la levadura fresca pero en otro estado.  

Si tenés idea de utilizar levadura para pan, esta es una excelente opción ya que si bien cumple la misma función que la fresca, su presentación permite guardarla por más tiempo sin que se eche a perder. 

​​​​​​​

levadura seca levadura fresca

Levadura en polvo

Conocida en algunos países también como Royal o química, no se la considera una levadura propiamente dicha ya que es gasificante, ya que está hecha con bicarbonato de sodio y ácido, que al tomar contacto con el agua, liberan dióxido de carbono y logran la esponjosidad que se necesita en la elaboración.Su presentación también es en sobres y sirve para la pastelería como por ejemplo para elaborar tortas, bizcochos, muffins y repostería en general.

Pan sin levadura

Por supuesto, si todavía te sigue pareciendo complicado elegir levadura o mismo no te llevás bien con ella, y no lográs los productos que deseás, debes saber que no es 100% necesaria y que existen algunas recetas sencillas y rápidas para realizar pan casero.

Lógicamente, la cantidad de levadura a utilizar dependerá del tipo elegido por lo que, en algunas recetas, será necesario hacer la equivalencia.

Y vos, ¿elaborás tus propios alimentos? ¿Sos de los que consume levadura o preferís otro tipo de recetas?

Fuente: El Español