Los científicos afirman que las ballenas ayudan a enfriar la Tierra. Igualmente, que colaboran para frenar el cambio climático. Para muchos, esto suena increíble y no es posible de creer. Pero hay argumentos para creer que es verdad.

También te puede interesar: Los últimos rinocerontes blancos del mundo tienen cuidadores para protegerlos de los cazadores furtivos

La clave está en que las ballenas son grandes reservorios de carbono

De esta manera, se convierten en un factor que controla la temperatura de los mares. Y es que cada ser viviente cumple una misión en medio de cada ecosistema. Por eso, todos animales deben ser respetados.

Lo curioso es que la misión de las ballenas va mucho más allá de su muerte. Estos cetáceos son enormes y al dejar de vivir se hunden en el agua. De esa manera, sus cuerpos llenos de carbono se hunden en las profundidades.

Hay que recordar que estos cetáceos son mamíferos. Además, respiran mediante pulmones y no por branquias. Por ello, realizan intercambio de oxígeno del mismo modo en que loa hacen los mamíferos terrestres.

Fuente: Shutterstock

¿Cómo es el proceso llevado a cabo gracias a las ballenas?

Sucede que el carbono calienta el aire. En cambio, es controlado en el fondo de los océanos. Al respecto, explicamos este suceso a continuación:

- Cuando los cetáceos mueren, sus enormes cuerpos se hunden y llevan consigo enormes cantidades de carbono al fondo de los mares.

- Si estos animales no hubieran sido cazados por el ser humano, la población de cetáceos hubiese arrastrado al fondo marino 1,9 toneladas de carbono.

- La anterior cantidad equivale a eliminar unos 410.000 automóviles liberando CO2 en las avenidas de una ciudad.

- Al cazar cetáceos, los humanos han impedido que se hundan casi 70 millones de carbono. Lo cual ha hecho que la temperatura de los mares aumente.

Al incrementarse la temperatura del agua, los polos se derriten. Por lo tanto, el haber eliminado la población de estos mamíferos acuáticos ha traído más consecuencias de las imaginadas.

Fuente: Shutterstock

Salvar a las ballenas es un clamor internacional

Por ejemplo, Canadá ahora prohíbe el cautiverio de ballenas y delfines. Muchos países han imitado esta excelente iniciativa. Igualmente, se ha condenado la postura de Japón respecto a seguir cazando a estos animales.

Afortunadamente, en decenios recientes se ha experimentado un aumento de las ballenas jorobadas. Infortunadamente, algunas especies de estos mamíferos marinos ya han desaparecido y no los volveremos a ver en los océanos.

También te puede interesar: En búsqueda de un nuevo hogar para el walabi australiano

¿Imaginabas que las ballenas al morir arrastraban carbono al agua? Pues, se trata de un ciclo que muchos desconocían. Definitivamente, la ignorancia sobre el ambiente ha hecho que las personas hayan cometido tantos errores contra la naturaleza.

Fuente:

ECOOSFERA