Salud

¿El ruido de las ciudades engorda? Un estudio descubre algo impensado

La obesidad es un gran problema, pero no necesariamente significa que alguien no esté alimentándose bien, sino que algo pasa en su organismo. ¿Puede ser algo externo?

Mónica Correa

23/11/2018

Salud

¿El ruido de las ciudades engorda? Un estudio descubre algo impensado

La obesidad es un gran problema, pero no necesariamente significa que alguien no esté alimentándose bien, sino que algo pasa en su organismo. ¿Puede ser algo externo?

Mónica Correa

La obesidad es un gran problema. No necesariamente significa que alguien no esté alimentándose bien, sino que algo pasa en su organismo, ¿Podría estar ligada a factores externos? Parece que sí.

[También te puede interesar: Cuanto más alto seas, más probable es que desarrolles varices]

Lo impensado

Un estudio publicado recientemente en la publicación especializada Environment International concluye algo que pocos han pensado, el ruido ambiental estaría ligado a la obesidad.

El estudio llamado “Exposición a largo plazo al ruido del transporte y su asociación con marcadores de adiposidad y el desarrollo de la obesidad” fue desarrollado de manera conjunta por expertos de distintos laboratorios de Suiza.

El aporte de diferentes fuentes de ruido de transporte a trastornos metabólicos como la obesidad sigue siendo poco estudiada. En esta investigación, se evaluaron las asociaciones de exposición a largo plazo al ruido de las carreteras, ferrocarriles y aeronaves con medidas de obesidad.

En el estudio, participaron 3796 personas y utilizando modelos de ruido entre 2001 y 2011 y la historia residencial de los participantes. Se ajustaron los modelos para los factores de confusión relevantes, incluida la contaminación del aire relacionada con el tráfico.

Resultados

La exposición al ruido del tráfico se asoció significativamente con todos los sub fenotipos de adiposidad.

El ruido del ferrocarril se relacionó significativamente con un mayor riesgo de sobrepeso. En los análisis transversales, identificaron una asociación más fuerte entre el ruido del tráfico rodado y el IMC entre los participantes con enfermedades cardiovasculares y una asociación entre el ruido del ferrocarril y el IMC entre los participantes que informaron mal dormir.

Las asociaciones fueron independientes de las otras fuentes de ruido y contaminación del aire. No se observaron asociaciones para el ruido de los aviones.

Los expertos concluyen que la exposición a largo plazo al ruido del transporte, especialmente el ruido del tránsito, puede aumentar el riesgo de obesidad y podría constituir un camino hacia las enfermedades cardiometabólicas y otras.

Fuentes:

Environment International

@monicasonica


Otros

Ambiente

Estas son las ciudades con el agua más cara del mundo

Una investigación publicada en España deja ver los niveles de desigualdad con respecto al acceso de agua potable alrededor del mundo.

Tendencias

Este estudio demuestra que les caes mejor a las personas de lo que imaginas

Si sientes que no eres lo suficientemente simpático, este estudio te demuestra lo contrario.

Ambiente

Estas son las 10 ciudades que tienen los parques más increíbles

Si alguna vez te encuentras en alguna de estas ciudades, no olvides dar un paseo por sus parques.

share