• Cursos
  • Suscribete a nuestro newsletter

Tecnología

Soluciones climáticas: tecnologías para frenar el cambio climático

La quema de combustibles fósiles para satisfacer la creciente demanda de energía ha llevado las emisiones de dióxido de carbono a un nivel récord. ¿Puede la innovación salvarnos del calentamiento global?

02/01/2020

Tecnología

Soluciones climáticas: tecnologías para frenar el cambio climático

La quema de combustibles fósiles para satisfacer la creciente demanda de energía ha llevado las emisiones de dióxido de carbono a un nivel récord. ¿Puede la innovación salvarnos del calentamiento global?

Esta es quizás la gran pregunta que en este momento le esté rondando en la mente: ¿podemos inventar alguna salida para el colapso climático? Para muchos, consternados por el lento ritmo del progreso político, pero reticentes a abandonar un estilo de vida cargado de carbono, resolver el cambio climático a través de la tecnología es una idea tentadora. No obstante, los expertos aseguran que no existe tal fórmula mágica para proteger el clima, aparte de una que pocos desean considerar: mantener los combustibles fósiles adonde pertenecen, en el subsuelo.

Las temperaturas promedio han aumentado en 1 grado Celsius desde que los países se industrializaron por primera vez y se prevé que aumenten aproximadamente 3 grados por encima de esa línea base para fines de siglo.

Un informe del Global Carbon Project encontró en diciembre que, si bien la quema de carbón se ha estancado en gran medida, el aumento del petróleo y el gas natural está alejando al planeta de sus objetivos climáticos.

¿Cómo puede entonces la tecnología ayudar a los gobiernos a llegar a estos objetivos? Aquí hay cuatro innovaciones que los expertos en energía nos dijeron que son prometedoras para frenar la marcha del cambio climático.

Paneles solares y aerogeneradores

Aunque llegue como una sorpresa, la tecnología que podría combatir el cambio climático ha existido durante décadas: los paneles solares y las turbinas eólicas, que convierten el sol y el viento en electricidad sin liberar gases de efecto invernadero. Hasta aquí, nada nuevo. Lo innovador es que a medida que la tecnologías han avanzado, y han transformado la energía de manera más eficiente, han bajado de precio hasta llegar a ser, a nivel mundial, más baratas que los combustibles fósiles.

"El hecho de que la energía solar y la eólica sean baratas y confiables y que funcionen bien abre muchas posibilidades", expresó Gregory Nemet, profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison, quien escribió un libro sobre cómo la energía solar se ha vuelto barata. "Incluso cuando hemos tenido 30 años de políticos vacilantes y no tanto progreso como la mayoría de la gente hubiera esperado, en el fondo, la tecnología ha estado progresando", agregó.

No obstante, generar energía limpia es una cosa, almacenarla y distribuirla es otra. Esto es particularmente importante para las energías renovables que no pueden generar electricidad sin que el sol brille o el viento sople.

Tres cosas sugieren que la innovación está superando estos obstáculos, apuntó Nemet. "Eso está mejorando las energías renovables, las baterías que le permiten almacenar electricidad y luego la información en el sistema que le permite administrarla mejor", aseguró.

paneles solares

Baterías para vehículos eléctricos

La Real Academia de Ciencias de Suecia otorgó a tres científicos un premio Nobel en octubre por su trabajo en el desarrollo de baterías de iones de litio, que según ellos "han revolucionado nuestras vidas desde que ingresaron al mercado en 1991", y continúan avanzando.

Más livianas y pequeñas que las baterías recargables anteriores, las baterías de litio también se pueden cargar más rápido y con mayor frecuencia. A medida que su peso y precio continúan cayendo, están desempeñando un papel cada vez más importante en la descarbonización del sector del transporte al hacer que los vehículos eléctricos sean más baratos.

"El almacenamiento de la batería será crítico", dijo Joao Gouveia, miembro sénior del Project Drawdown, una organización de investigación que analiza soluciones climáticas. "Permitirá la integración de más y más tecnología renovable. No podemos tener un 70 por ciento (de energía renovable para 2050) proveniente de la energía eólica y solar si no aplicamos sistemas de almacenamiento de baterías", añadió.

Los vehículos eléctricos podrían actuar como un sistema de almacenamiento, dijo Gouveia, en el que los propietarios compran electricidad por la noche para cargar sus automóviles y la venden a la red cuando la demanda es alta y los automóviles están estacionados, inactivos, durante el día. "Estamos encontrando nuevas reservas de litio porque esta es una tecnología para ambos mercados, por lo que estamos innovando cada vez más", aseguró.

Si bien la flota mundial de vehículos eléctricos ha crecido rápidamente, superando los 5 millones de automóviles en 2018, los datos de la Agencia Internacional de Energía muestran que este progreso se ha visto eclipsado por un aumento en los SUV más grandes y menos eficientes que funcionan con combustibles fósiles. Cuatro de cada 10 autos nuevos vendidos en todo el mundo en 2018 fueron SUV.

Power-to-X

Otra forma de almacenar energía renovable es usar electrolizadores para extraer hidrógeno del agua. El proceso, también conocido como Power-to-X, es una manera de almacenar energía en diferentes formas. Los ingenieros ejecutan una corriente eléctrica a través del agua y recogen las moléculas de hidrógeno que se desprenden. Estos pueden quemarse para obtener calor, almacenarse en celdas de combustible o convertirse en productos químicos como el metano para procesos que requieren combustibles fósiles.

automovil electrico

"Es una excelente manera de descarbonizar el sector de calefacción, movilidad y química", dijo David Wortmann, miembro de la junta directiva de Energy Watch Group, una ONG alemana. "Es escalable: la tecnología está ahí. La industria es joven, hay fabricantes para producir un electrolizador. Pero la demanda aún no existe, las regulaciones no están vigentes", aclaró.

El hidrógeno también podría ayudar a descarbonizar un sector altamente contaminante que en gran medida se ha pasado por alto: la industria pesada.

El alto calor necesario para procesar materiales industriales, como hormigón, hierro, acero y productos petroquímicos, es responsable de aproximadamente el 10 por ciento de las emisiones globales de CO2, según un informe del Centro de Política Energética Global en octubre. Solo la industria del cemento es responsable de aproximadamente el 8% de las emisiones de CO2, principalmente en la producción. Esto es más de tres veces las emisiones de CO2 de la industria de la aviación.

Quemar hidrógeno de fuentes de energía renovables podría satisfacer las necesidades de calefacción industrial de manera limpia, dijo Jeff Rissmann, jefe de modelado de Energy Innovation, una firma de investigación. "Pasarse al hidrógeno puede tener un gran impacto en muchos sectores, y sería una de las principales formas de descarbonizar la economía global".

Apresamiento y almacenamiento de carbono

Incluso en escenarios optimistas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los científicos dicen que no cumpliremos con los objetivos de limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius sin eliminar parte del CO2 que ya hemos emitido. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) estima que sería necesario eliminar en este siglo entre 100 mil millones y 1 billón de toneladas de CO2.

Los árboles y las plantas que extraen CO2 de la atmósfera y lo convierten en oxígeno a través de la fotosíntesis son una forma de hacerlo. Pero ocupan grandes extensiones de tierra, que es necesaria para otros fines, como el cultivo de alimentos, además de no ser una forma segura de almacenar carbono, ya que pueden talarse para leña o quemarse en incendios forestales.

Algunas compañías están experimentando con apresar el CO2 de las plantas de energía y almacenarlo bajo tierra. Al hacer esto con plantas de biomasa, donde se quema materia vegetal recientemente cultivada y no fósiles antiguos, se puede producir energía mientras se reduce la cantidad de CO2 en la atmósfera.

Pero con solo 19 instalaciones que ejecutan dichos sistemas, su despliegue no está siendo lo suficientemente rápido como para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones, según un informe del Global Carbon Capture and Storage Institute.

Fuente:

DW


también puede interesarte

Ambiente

Esta vez sí: 2020 será un año decisivo para la protección del clima

Una y otra vez se posponen importantes decisiones para la protección internacional del clima. Pero, en 2020, el tema ya no admite demoras si se trata de que el Acuerdo e París sea realmente efectivo.

Alimentación

¿Qué son los alimentos kilómetro 0 y por qué elegirlos?

Un concepto que busca reducir el impacto en el ambiente y favorecer la economía local a través del consumo de productos orgánicos y de calidad.

Tecnología

¿Deberíamos convertir el desierto del Sahara en una inmensa planta solar?

El inmenso desierto del Sahara podría producir más de siete veces las necesidades de electricidad de Europa, con casi ninguna emisión de carbono.

Tendencias

El futuro es ahora, ¡es tiempo para nuevas utopías!

Daños ambientales, desigualdad o escasez de viviendas. Los sistemas económicos, ecológicos y sociales están colapsando en todo el mundo. ¿Existen alternativas para cambiar nuestro destino?


Otros

Entretenimiento

4 charlas TED sobre el rol de la empresas ante la crisis climática

Grandes ingenieros, emprendedores y líderes de empresas hablan de la importancia de incorporar el cuidado del planeta a los objetivos.

Tendencias

¿Cuánto falta para cerrar la brecha de género en el mundo?

Según un nuevo informe, todavía faltan muchos años para que los hombres y las mujeres lleguen a la igualdad política, económica y social.

Ambiente

Los glaciares en Europa podrían llegar a perder un 80% de masa

Un informe reciente indica que la pérdida de masa de los glaciares se ha acelerado y las proyecciones no son alentadoras.

share