Hace poco vi la conversación entre Al Gore y John Kerry, presentada por la increíble Christiana Figueres. Todas ellas son personas brillantes, que han estado muy comprometidas con la causa ambiental por décadas, y más informadas que el resto. Y aun así, me decepcionaron profundamente. En mi opinión, están cometiendo tres errores fundamentales, si no fatales, que son excesivamente comunes en el debate climático dominante (tipo COP de la ONU):

1. Conjurar una falsa sensación de una ineludible "tragedia de los comunes"

Creo que tomar acción en contra de la crisis ecológica -y “mover la fecha del día del sobregiro ecológico- es en el interés directo de quienes actúan. No se trata simplemente de una "acción noble para la humanidad en general", un regalo que cuesta al actor y reparte los beneficios al mundo. Más bien, es esencial para los propios actores.

La conversación de Kerry y Gore, al igual que la narrativa dominante, se basa demasiado en la "narrativa de la tragedia de los comunes" que implica que la acción climática es meramente noble, no esencial para uno mismo. Noble implica que tiene poco beneficio directo para el actor, y por lo tanto la narrativa es contraproducente.

Por el contrario, debemos eludir la idea desempoderadora de que, en el contexto del clima y el sobreuso de los ecosistemas, todos (países, ciudades, empresas) estamos atrapados en una "tragedia de los comunes" que no se puede superar.

No soy totalmente ingenuo, y reconozco que el clima tiene muchos elementos de "tragedia de los comunes", donde los costes de la contaminación se socializan y los beneficios de la contaminación barata se individualizan; sin embargo, hay aún más elementos de interés propio que compensan con creces la tragedia. Hay más que suficientes elementos de interés propio que hacen que las acciones de sostenibilidad sean directamente beneficiosas para el actor.

planeta tierra serie

Si la narrativa de la COP- que es la forma en que los participantes, los gobiernos y los medios de comunicación hablan de las negociaciones sobre el clima- cambiara, podría ser poderosa, en lugar de auto-frustrada. La coordinación y la colaboración mundial son obviamente útiles, pero poner una negociación climática exitosa como una condición necesaria en el camino hacia la acción, no es útil.

Porque, sin la colaboración global, la presión sobre cada una de las entidades para adaptarse al cambio climático y a las limitaciones de recursos se hace aún más fuerte. Dicha adaptación incluye necesariamente la reducción radical de la dependencia de cada uno de los combustibles fósiles. Y poseer infraestructuras dependientes de combustibles fósiles se convierte en un pasivo cada vez mayor, en gran parte un "activo varado".

No estoy argumentando en contra de los esfuerzos internacionales como la COP26, que se celebrará este noviembre en Glasgow. Pero abordémosla como una oportunidad para amplificarnos mutuamente, no como "COP26 o nada / la última oportunidad" (como la llama Kerry), que es, en nuestra opinión, una estrategia de negociación y motivación muy pobre. Porque puede descarrilarse fácilmente.

Efecto de conjurar una "tragedia de los comunes":

Al liberarse de la trampa mental de la "tragedia de los comunes" (supuesto desajuste trágico de los intereses individuales y sociales), más entidades reconocerán que esperar para actuar no redunda en su propio interés. De hecho, esperar les deja poco preparados y es, en última instancia, autodestructivo. Lo contrario de enfatizar la "tragedia de los comunes" (= desalineación de los intereses individuales y sociales) es ayudar a la gente a reconocer que realmente tiene "piel en el juego" (=alineación de los intereses individuales y sociales).

2. Segmentación de la cuestión: sólo el carbono en lugar de un enfoque global con una visión atractiva y pro-humana

Centrarse sólo en las emisiones de carbono alimenta la percepción de la "tragedia de los comunes" y globaliza innecesariamente el problema. Porque las emisiones de carbono perjudican al mundo, pero todos los beneficios del uso de los combustibles fósiles son para el usuario.

Si se amplía la perspectiva y se consideran todas las exigencias a la naturaleza, incluidas las emisiones de carbono, se cambia el panorama. Lo convierte en una cuestión de "seguridad en recursos". Al destacar la "seguridad en recursos", siendo el clima una parte central de la misma, el interés propio se hace evidente y real. Además, la cuestión se vuelve más empoderadora: no se trata de decirle a la gente que renuncie a algo por el bien común, sino que invierta en su propia capacidad de funcionamiento (lo que también beneficiará al mundo en su conjunto, pero esa no es la motivación principal).

Si Kerry se mostrara más firme en cuanto a la necesidad fundamental de los Estados Unidos de convertir su infraestructura en una infraestructura verde por razones básicas de competitividad, incluso para garantizar el bienestar permanente de sus ciudadanos, sus argumentos serían mucho más poderosos para todos los implicados.

clima estados unidos

La gente afuera de los EE.UU. reconocería que realmente está en ello y no sólo haciendo promesas. Evitaría suscitar dudas con su idea caritativa y ligeramente condescendiente de que "EE.UU. está ayudando al mundo y está dispuesto a llevar una parte justa de la carga". Sería capaz de promover una visión positiva, una perspectiva necesaria, no sólo un noble esfuerzo en nombre de la humanidad.

Incluso podría proclamar: "si el mundo no actúa lo suficiente, en EE.UU. tendremos que ser aún más proactivos, ya que el mundo será menos estable". Eso aumentaría la credibilidad de su planteamiento, sobre todo si enfatizara: "estamos haciendo esto pase lo que pase porque nuestro propio éxito a largo plazo depende de que estemos preparados". No se pone a sí mismo en la contingencia de los demás. Se limitaría a declarar lo que va a hacer pase lo que pase, porque él (o Estados Unidos) QUIERE hacerlo.

Esto convencería a más personas para que también adopten la acción climática. De hecho, una vez que una ciudad, un país o una empresa reconocen realmente su propia exposición al riesgo, se verán obligados a hacer aún más si los demás no se preparan y el mundo se vuelve más arriesgado e inseguro en cuanto a recursos.

Al comunicar el interés propio en la acción climática, señalas que has comprendido que tus acciones no son meramente nobles, sino verdaderamente necesarias para tu propio éxito. Se gana credibilidad. Por el contrario, enfatizar (como hizo Kerry) que se trata principalmente de la acción de las 4 entidades más grandes (EE.UU., China, UE, India), o de los 17 países más grandes, alimenta el argumento de que sólo los gobiernos de estos países principales importan. Y nadie más lo hace: proporciona una "excusa" para las cites, las empresas, los países más pequeños, los inversores.

Así pueden caer en la trampa de pensar "oh no importamos, sólo somos el 0,03% del problema..." Sin embargo, en realidad, no actuar les pone en desventaja, ya que reduce su capacidad futura de prosperar a medida que el cambio climático y la limitación de recursos son más ominosos. Y dada la inercia de las infraestructuras, el tiempo que se necesita para ajustar estos enormes activos físicos, nadie puede permitirse empezar tarde.

Para ser justos, Kerry habla un poco de "la financiación beneficiosa de las inversiones climáticas, el abaratamiento de la energía solar, la necesidad de construir una nueva red estadounidense, con empleos locales". Pero demasiado poco. No digamos "tenemos que hacerlo", ya que esto invoca una obligación moral. Digamos "lo queremos". Transmitamos que lo deseamos de verdad, porque sabemos que es lo mejor para nosotros.

Efecto de silenciar las emisiones de carbono:

Una visión más amplia, más allá de la reducción de las emisiones de carbono, pone de manifiesto más oportunidades de acción. La "seguridad de los recursos" resuena más con la idea de que el propio futuro está en juego, y que uno tiene que ver con ello. Algunos pueden reaccionar ante este punto de vista preocupándose por el hecho de que sólo hace hincapié en la adaptación (=adaptación a un futuro inevitable) y no se centra en la mitigación (=reducción activa del carbono).

Pero, paradójicamente, aunque algunos desprecien la adaptación por considerarla demasiado egoísta y por centrarse únicamente en la propia supervivencia y en el propio interés, también, como efecto secundario, reducirá masivamente la demanda de recursos. En otras palabras, proporcionará beneficios de mitigación. En consecuencia, una adaptación agresiva producirá probablemente mucha más mitigación que si se centra directamente en la mitigación.

valores ambientales
Fuente: Shutterstock

3. Utilización de un lenguaje y una narrativa que restan poder

Es posible que Kerry y Gore no aprecien suficientemente lo moralista/religioso que es su lenguaje. Apelan a la nobleza y a la rectitud de las personas, indicando con ello que están pidiendo a la gente que renuncie a algo por el bien común. Se insinúa que es algo noble, lo que la gente oye como "debe costar más".

Esta narrativa noble está en todas partes. Desde el uso continuado de palabras condescendientes como "países en desarrollo" "el sur", que deshumaniza (algunos lo llaman "alteración"), polariza, limita las opciones y legitima implícitamente el modelo de crecimiento convencional. No se tiene en cuenta que cada uno de nosotros se encuentra en una situación única, pero en el mismo planeta limitado.

No estoy negando las enormes diferencias de emisiones y posibilidades en todo el mundo. Más bien reacciono ante el sentimiento colonialista de la tragedia climática, en la que algunos se sienten con derecho a tomar decisiones caritativas por los demás. Utilizar una visión binaria del mundo tan limitada como la de Norte/Sur no sólo carece de capacidad descriptiva o explicativa, sino que además es profundamente desempoderadora.

Además, toda la noción de "negociar" es engañosa, ya que implica que no hay acción si no hay acuerdo. ¿Qué estamos negociando? ¿Qué parte del carbono cero? ¿Si debemos arreglar nuestros propios barcos cuando se avecina una tormenta? Incluso términos como las “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional” (NDC, por sus siglas en inglés) indican que la acción es un regalo para el mundo, no una inversión en la propia viabilidad ("Contribución” = noble regalo).

La narrativa resume un pensamiento descendente, en lugar de hablar de las mejores acciones para uno mismo dado el contexto del cambio climático y las limitaciones de recursos. Está muy bien mostrar la voluntad de cooperar, pero imponer vías no es una invitación a la colaboración.

El compromiso internacional es útil para intercambiar ideas, cooperar en formas de descarbonización mutuamente beneficiosas, poner en común recursos para los que tienen menos medios y, sí, para avergonzar a los que están destruyendo las posibilidades de su propia gente al no prepararse para un futuro previsible. Por ejemplo, los países exportadores de petróleo se verán enormemente afectados al desaparecer su capacidad de operar sin la enorme subvención energética. Y sí, la transición requiere sangre, sudor y lágrimas, y es la opción que más riqueza genera: es mejor que vivir de agotar nuestro planeta en cualquier escenario.

La gran pregunta es por qué el gobierno de cualquier país sigue destruyendo su propio país al no prepararlo para lo que obviamente está por venir.

Efecto de una narrativa inadecuada:

"Noble" es una palabra indirecta para "costos" y una invitación a hacer poco. La acción, en una narrativa de este tipo, se presenta implícitamente como algo bonito, no necesario. La narrativa correcta es clave para desencadenar una acción mucho más relevante, radical y generalizada que ayude a reducir finalmente los GEI en la atmósfera.

¿Qué opina usted? 

¿Esto es ladrar al árbol equivocado? Para mí, hay una gran oportunidad en abandonar la retórica del tipo "debemos hacer esto por nuestros nietos, se lo debemos a Greta y a los jóvenes del clima, a los desposeídos, a las islas bajas". Por muy noble y tentador que suene, esta narrativa resulta autodestructiva para la acción climática transformadora.

¿Podemos reeducar a nuestros portavoces? O mejor aún, ¿puedes convertirte en un portavoz más eficaz para la transformación que tanto necesitamos existencialmente?