Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

Como pasar a tu hijo de la leche de vaca a la de almendras sin frustrarte en el intento

Cuando decidieron pasar de la leche de vaca a una alternativa vegetal, el mayor temor fue cómo se lo tomaría el más pequeño de la casa. Conoce el proceso de transición que utilizaron para lograrlo.

Actualizada 17/10/2019

Alimentación

Como pasar a tu hijo de la leche de vaca a la de almendras sin frustrarte en el intento

Cuando decidieron pasar de la leche de vaca a una alternativa vegetal, el mayor temor fue cómo se lo tomaría el más pequeño de la casa. Conoce el proceso de transición que utilizaron para lograrlo.

Por GiGi Gutiérrez (@tengo5anios)*

Cuando tomé conciencia sobre el tipo de alimentación que teníamos en casa y su impacto en el ambiente, empezamos a desarrollar una propuesta sustentable que nos haga sentido a todos en la familia.

Adriano, mi hijo menor de 3 años, es fanático de la leche. ¡La ama! Se despierta y pide la leche, a la tarde quiere leche, a la noche quiere leche. En casa llegamos a consumir más de 7 litros por semana.

Cuando tomamos la decisión de pasar de la leche de vaca a la de almendras, el mayor temor fue cómo se lo tomaría él. El primer vaso con leche de almendras que le dimos lo rechazó. “No guta”, nos dijo.

[También te puede interesar: Delicioso latte vegano de almendras y vainilla]

Leche de almendras

La transición

Es que el sabor es otro. No es ni más rica, ni más fea. Es otro gusto al que no estamos acostumbrados. Entonces, lo que hice fue un proceso de transición. Durante una semana fui mezclando la leche de vaca con la de almendras, ajustando las proporciones. Primero más leche de vaca y, al final de la semana, completamos con el 100% de leche de almendras.

Hoy ya toma solo la de almendras y nunca más pidió leche de vaca. En ese momento sentí mucha felicidad. Habíamos logrado dejar de comprar el galón de plástico de leche de vaca y habíamos pasado al pack de tetrabrik de leche de almendras.

Bajamos el consumo de plástico y la emisión de la huella de carbono que genera el ganado, pero nos encontramos con otro asunto. Ser sustentable requiere de mucha información. No solo hay que adquirirla, sino que también hay que procesarla y, con todo eso, tomar decisiones conscientes de consumo.

Leche de almendras hecha en casa

Ya con Adriano acostumbradísimo a la leche de almendras, pasamos a la siguiente etapa: zero waste. Miré varios videos en YouTube y me animé: preparé mi propia leche de almendras. Sentí que podía llegar a salirme mal, pero post preparación, la satisfacción fue maravillosa.

¿Cómo hice? Muy simple. Agarre un puñado de almendras enteras, 100 gramos aproximadamente. Las dejé en agua en la heladera durante toda la noche. A la mañana siguiente, las enjuagué y las puse en la licuadora con el doble de agua. Licue y licue. Una vez que terminé, las filtré con un paño bien limpio, le agregue un poco más de agua y una gotita de esencia de vainilla.

[También te puede interesar: Cómo hacer quinoa con leche vegetal, la versión más nutritiva del arroz con leche]

Hacer leche vegetal

La cantidad de agua va a depender de como les guste la leche, si más ligera o con más cuerpo. A Adriano le gusta más ligera.

¡Y listo! una vez filtrada, está lista para consumir. La pasé a una botella de vidrio y a la heladera. Dura hasta tres días sin problema, pero con lo que se toma leche en esta casa, con suerte dura un par de horas.

Y un consejo: el resto que queda de las almendras filtradas lo pueden dejan secar y hacer unas ricas cookies.

*GiGi Gutiérrez cuenta con gran conocimiento en marketing y branding creativo. Es directora de Planta, agencia que fundó con el propósito de construir marcas y consumidores más conscientes. Está casada hace 13 años y tiene dos hijos: Martina de 6 y Adriano de 3. Su objetivo personal es poder equilibrar sus valores familiares, de crianza y su carrera.


Otros

Hogar

5 cosas que confunden a los niños y alteran su comportamiento sin que lo sepas

Hay muchas cosas que para nosotros son totalmente normales pero afectan el comportamiento de los niños. Estas son algunas de las más frecuentes que deberías tener en cuenta.

Salud

Crianza con apego: un método que promete sacar lo mejor de ti y de tu bebé

Hay muchas formas de ejercer la crianza, y las madres todo el tiempo se preguntan si lo están haciendo bien. Conoce de qué se trata la crianza con apego, cómo ayuda a desarrollar una personalidad segura e independiente y a construir futuras relaciones buenas y sanas.

Tendencias

4 cosas que los niños son capaces de percibir

Los adultos tendemos a minimizar las cosas que los niños perciben, y que nosotros percibíamos también en la infancia. ¿O no te ha pasado alguna vez que un niño te sorprendió con una respuesta más lúcida que la que podrías haber dado tu?

share