Sin dudas, el ser humano ha hecho enormes avances tecnológicos desde los comienzos de la humanidad. Sin embargo, estos avances muchas veces tienen impactos negativos en el planeta, y contribuyen a dañarlo en formas que pueden resultar irreversibles.

A continuación, te presentamos los desastres ecológicos más grandes que ha sufrido el planeta a causa de los humanos:

Accidente nuclear de Chernóbil

¿Qué pasó en Chernobyl y cuáles fueron sus consecuencias?

El 26 de abril de 1986, en Ucrania, ocurrió una grave explosión en el cuarto reactor de la central expulsaba diversos materiales tóxicos y radiactivos que se estimó en unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica de Hiroshima. Millones de personas sufrieron en diversos grados sus efectos, según datos de la Asociación Mundial Nuclear.

El accidente de Chernóbil fue una combinación de un mal diseño de la central nuclear, que además no disponía de un recinto de contención, junto con los errores producidos por los operadores de la misma.

La falta de una “cultura de seguridad”, consecuencia a su vez de la falta de un régimen político y social democrático en la Unión Soviética, está en la raíz del accidente de Chernóbil.

El accidente de la central Vladímir Ilich Lenin se considera, junto al de Fukushima I de 2011, como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (INES).

Contaminación en el delta del Níger

Es el más grande de los humedales de África. Contiene una de las mayores concentraciones de biodiversidad del planeta, y sus cultivos, sus árboles o sus peces han sido el sustento tradicional de sus habitantes.

Los derrames de la industria petrolera, así como el impacto ambiental de la construcción de represas, están contribuyendo a la destrucción de esta riqueza natural.

En 2008 y 2009, dos enormes vertidos de petróleo en el pueblo de pescadores de Bodo tuvieron unas consecuencias catastróficas. Durante semanas, un petróleo negro y espeso se vertió en los ríos y arroyos, mató a los peces y privó a las personas del lugar de su medio de subsistencia.

Shell, la operadora de los oleoductos en los que se produjo la fuga, restó importancia al volumen de los vertidos de petróleo de forma repetida y tan sólo ofreció a la comunidad una indemnización de 4.000 dólares estadounidenses.

Con la ayuda de Amnistía Internacional, la comunidad de Bodo emprendió acciones legales. Shell admitió que había hecho declaraciones falsas sobre el volumen de los vertidos y pagó a la comunidad 55 millones de libras esterlinas (unos 75 millones de dólares estadounidenses) en concepto de indemnización.

La petrolera, que admitió ser la causante de 1.693 vertidos de crudo desde 2007, aceptó limpiar algunas de las zonas afectadas después de un estudio que llevó a cabo el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en 2011. Sin embargo, la investigación de Amnistía Internacional y el CEHRD demuestra que la limpieza ha sido insuficiente y que el lugar sigue contaminado.

También te puede interesar: The Black Mambas: conoce al grupo de mujeres que lucha por erradicar la caza furtiva en África

Derrame de crudo en el golfo de México

ave petroleo contaminacion océano

La plataforma petrolífera Deepwater Horizon, perteneciente a British Petroleum (BP), explotaba el 22 de abril de 2010 a unos 75 kilómetros de la costa de Luisiana, en el golfo de México.

Esta liberación incontrolada de gas y aceite a las aguas duró casi tres meses y llenó el océano de una marea pegajosa y negra de 149.000 kilómetros cuadrados. En 2013, las costas de Louisiana recibieron esa masa por el doble de toneladas que el año anterior.

Lo mismo pasó en lugares más lejanos a Macondo, como Florida. Y mientras muchas especies marinas murieron en cantidades récord, los bebés delfines fallecieron incluso seis veces más de lo normal.

Se considera el mayor derrame de petróleo accidental marino en la historia de dicha industria. Once personas perdieron la vida y se estima que se derramó una cantidad de 4,9 millones de barriles.

BP se declaró culpable de 11 cargos de homicidio y varios delitos; estuvo obligada a desembolsar 42.000 millones de dólares en un fondo fiduciario; durante cuatro años no gozó de contratos y trabajó sus prácticas de seguridad y ética bajo vigilancia de la Agencia de Protección Ambiental; mientras que para 2015, cuando ya pudo reincorporase, sufrió miles de pérdidas, entre ellas, millones de costos para el desastre.

En la actualidad, siguen en grave peligro los delfines, muchos enfermos o con dificultades pulmonares 55%, con estrés 43% o sufriendo bajo peso entre 25% y 19%. También las tortugas, ya que el 20% de las hembras loras murieron debido al vertido, así como las aves, de las cuales casi un millón perecieron.

La naturaleza sigue dañada en la zona, con complicaciones para seguir su curso, porque se calcula que "miles de millones" de animales murieron o quedaron lesionados por el petróleo.

Desaparición del mar de Aral

Se encontraba entre Kazajistán y Uzbekistán, era el cuarto lago más grande del mundo en la década de los 60 del siglo pasado. Los sistemas de riego para cultivos de cereal y algodón a partir de esa época provocaron que en la actualidad su superficie se haya reducido en un 90%.

Fueron ingenieros de la ex Unión Soviética (URSS) quienes comenzaron a generar su colapso, desviando los ríos que lo alimentaban para nutrir las secas estepas de la zona, para plantaciones centradas en el monocultivo de algodón.

Aunque tuvo su apogeo en la década de los 60, el plan original data de la época de Stalin, quien desvió el cauce de dos ríos que alimentan el lago: el Amu Daria y el Sir Daria.

El cambio climático, que ha hecho más secos los inviernos de la zona, también está colaborando en el desastre ambiental. El Aral pasó de tener 68.000 kilómetros cuadrados a solo 7.000.

Diversos ecosistemas se han destruido, y grandes extensiones de agua y tierra se han contaminado por la sal y diferentes productos químicos vertidos.

Destrucción del Amazonas

amazonas deforestacion

Considerado el "pulmón del planeta" y uno de los principales puntos calientes de biodiversidad. El 20% de la selva amazónica se ha perdido en las últimas décadas, debido a la tala de árboles y las prácticas agrícolas y ganaderas intensivas.

Un informe de Amazon Watch, nombra 23 empresas importadoras que tienen relación comercial o financiera con exportadores brasileños multados, incluidas las gigantes multinacionales de productos básicos alimenticios y agropecuarios Bunge, Cargill y ADM.

En abril del 2018, Ibama (el ente de regulación medioambiental de Brasil), multó a cinco de los grandes comerciantes agrícolas del país por haber comprado tres mil toneladas de soya y de otros granos a granjas embargadas, que han destruido vegetación nativa.

La empresa ganadera Agropecuária Santa Barbara Xinguara (Agro SB) está a la cabeza de la lista de Ibama de las multas más altas por la deforestación ilegal en la Amazonía en el 2017, con un total de 20 000 millones de dólares.

También se aplicaron multas por un total de 3,9 millones de dólares por falta de supervisión ambiental en madera comerciada entre el 2017 y el 2018 a Nordisk Timber Eireli que, según el informe, provee a una serie de empresas líderes en madera dura en Europa y en Estados Unidos.

El informe señala con contundencia a BlackRock, la empresa estadounidense de gestión de inversiones mundiales, como un financiero clave de los gigantes agropecuarios más involucrados en la deforestación de la Amazonía brasileña. Esta empresa tiene más de 2500 millones de dólares en acciones de estas empresas brasileñas.

Los daños ecológicos son inestimables y la liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) estaría acelerando el cambio climático.

También te puede interesar: El Amazonas ya libera más carbono del que absorbe, agravando el efecto invernadero

Escape químico en Bhopal

Fuente: BBC

Ocurrió entre el 2 y 3 de diciembre de 1984 cuando la planta de pesticidas de la empresa Union Carbide India Limited (UCIL) sufría un accidente que provocaba fugas de diversos gases y productos químicos tóxicos. Se estima que murieron entre 3.000 y 4.000 personas y unas 50.000 padecieron diversas enfermedades.

Union Carbide y el Gobierno indio, que asumió la representación de las víctimas, cerraron en 1989 un acuerdo extrajudicial por el que la empresa pagó 470 millones de dólares. El 93% de las 500.000 personas que recibieron compensaciones obtuvieron 327 euros.

El 7 de junio de 1999, el tribunal indio que juzgaba este desastre condenó a ocho directivos de Union Carbide a sólo dos años de prisión y a abonar 8.900 euros.

En noviembre de 2014, el Gobierno indio anunció la revisión de las indemnizaciones a los afectados y un nuevo recuento de las víctimas. Las autoridades indias exigen a Dow Chemical, propietaria en la actualidad de Union Carbide, otros 1.200 millones de dólares, mientras que las víctimas piden 8.100 millones.

Fuga de dioxinas en Seveso

Fuente: Infobae

El 10 de julio de 1976 una explosión en una planta de fabricación de pesticidas lanzó una masa de vapores con TCDD (una clase de dioxina) a la cercana ciudad de Seveso, Italia.

La planta Icmesa Chemical Company era propiedad del Grupo Roche y se dedicaba a la fabricación de pesticidas y plaguicidas.

Las lesiones fueron principalmente dérmicas, así como daños al medio ambiente (flora y fauna). Se produjeron daños también en la agricultura, ganadería, suelos contaminados, construcción, comercios, etc.

En total, más de 300 millones de francos suizos ha tenido que abonar Roche en concepto de compensaciones al Estado Italiano por el accidente. Sólo dos empleados de Icmesa fueron condenados a 1,5 y 2 años de prisión condicional como responsables del accidente.

Unas 37.000 personas estuvieron expuestas a los niveles más altos registrados de esta sustancia, considerada tóxica y cancerígena, y más de 80.000 animales se sacrificaron para evitar la contaminación de la cadena alimentaria.

En la actualidad, todavía se están pagando indemnizaciones y las consecuencias no han desaparecido del todo.

Impactos ambientales múltiples en el lago Victoria

pescado pesca
Fuente: Shutterstock

Este lago, cuyo territorio está repartido entre Kenia, Tanzania y Uganda, es el más grande de África, ubicado en el centro de una tormenta perfecta de impactos ambientales como la contaminación química y de residuos, sobrepesca, plaga de especies invasoras, proliferación de algas que asfixian la flora y la fauna o reducción de la cantidad de sus aguas.

En la década de los sesenta los soldados ingleses soltaron 25 ejemplares de perca del Nilo, con la idea de volver a pescar alguna.

Lo que no tuvieron en cuenta es que estos peces son voraces depredadores
por lo que en tan solo 30 años casi habían acabado con la fauna nativa, más de 250 especies de peces incluidas algunas endémicas del lago.

La biodiversidad también se vio afectada por la de las aguas, Wagagai es una de las mayores compañías de esquejes del mundo. Invernaderos como este de Nkumba se extienden por la orilla ugandesa, donde usan fertilizantes y pesticidas.

Se sospecha que contaminan el suelo y las aguas superficiales, lo que causa la proliferación de algas y plantas como el jacinto del agua (especie invasora que se ha extendido por el lago), reduce el oxígeno en el agua e inmoviliza, además, a los barcos que quedan atrapados en su denso entramado vegetal.

Hasta hace poco más de 10 años, se llegaba a pescar unas tres toneladas diarias de percas que alimentaban las factorías que se encuentran en las costas del lago y que 24 horas más tarde eran vendidas en los mercados europeos, a veces haciéndolas pasar por meros.

Actualmente la situación ha cambiado drásticamente. La sobre explotación de las percas, la contaminación y el envenenamiento de las aguas y por tanto de los peces que la habitan, hacen que los ejemplares que se pesquen sean pocos y de apenas medio metro de largo.

También te puede interesar: ¿Por qué los reutilizables son la mejor solución contra la contaminación plástica?

Incendios en los pozos petroleros de Kuwait

Fuente: Infobae

En 1991 el ejército iraquí incendió más de 600 pozos petroleros al retirarse de Kuwait. Alrededor de seis millones de barriles de petróleo se perdieron entre enero y noviembre.

Su consecuencia inmediata fue una dramática disminución en la calidad del aire, causando problemas respiratorios a muchos kuwaitíes. El sabotaje a los pozos petroleros también afectó al medio ambiente del desierto, que tiene una limitada capacidad natural de limpieza. El petróleo de los pozos que no se incendió formó alrededor de unos 300 lagos de petróleo que contaminó alrededor de 40 millones de toneladas de arena y tierra.

Los incendios causaron una fuerte contaminación del suelo y del aire y tuvieron que invertirse más de mil millones de dólares para extinguirlos.

contaminación plástica en el Pacífico

Océano contaminado

Las aguas del Pacífico, frente al archipiélago de Hawái, se han transformado en un vertedero marino con una superficie similar a la de Europa. La corriente giratoria de este océano transporta la basura arrojada desde Canadá, EE.UU., Japón y China a esta zona.

Descubierto en 1997 por el marino Charles Moore, este "mar" de basura es una especie de sopa con desechos diseminados, en especial trozos pequeños de plástico, pero también otros restos de todo tipo.

Recientemente Greenpeace y la ONG break free from plastic realizaron un estudio en las playas de Filipinas, con el fin de contabilizar los residuos plástico allí encontrados y su fuente primaria, es decir quien lo produjo en primera instancia y rankeó a las 10 principales empresas responsables de la contaminación de los océanos en todo el mundo.

Se escogió Filipinas por ser uno de los países que más recibe plástico de todos los lugares del mundo, según Greenpeace.

La lista se compone de las siguientes empresas: Nestle, Unilever, ES Torabika Mayora, Universal Robina Corporation, Procter & Gamble, Nutri-Asia, Monde Nissin, Zesto, Palmolive y Liwayway.

También te puede interesar: Veinte empresas producen el 55% de la contaminación por plástico en el mundo

Marea negra del Exxon Valdez

El 24 de marzo de 1989 el petrolero Exxon Valdez, de la compañía Exxon Mobil, encallaba con el arrecife Bligh (Alaska) y derramaba más de 40 millones de litros de petróleo en una zona de alto valor ecológico.

El crudo se extendió y la marea negra llegó a cubrir 26.000 km2 de mar, afectando directamente 2.500 km del litoral. El daño provocado fue desolador, miles de animales murieron en el acto.

Alrededor de 350.000 aves, 3.000 nutrias marinas, 300 focas, 250 águilas calvas, 22 orcas y billones de huevos de salmón y arenque. Los daños se extendieron también a la industria pesquera y al turismo en la zona.

Considerada una de las peores mareas negras de la historia, llevó a la adopción de medidas más estrictas para el transporte petrolero marino.

La empresa fue condenada a pagar 5.000 millones de dólares a 32.000 residentes y pescadores de la región. Pero en junio de 2008, la Corte Suprema rebajó el monto de la multa a 500 millones de dólares.

En la actualidad, continúa afectando a los ecosistemas de la zona. Los últimos estudios científicos demuestran que la mayoría de las poblaciones de las especies afectadas durante el vertido no han vuelto a recuperarse después del accidente y sus poblaciones siguen por debajo de los niveles previos a la catástrofe, sin previsión de una recuperación completa.

Vertedero electrónico en Guiyu

La localidad de Guiyu, en China, alberga el mayor vertedero de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos del mundo.

El 80% de la basura tecnológica que llega a Guiyu proviene de EE.UU., Canadá, Japón y Corea del Sur. Claro, a esos países les resulta más barato llevarlas hasta este rincón de la China que cumplir con las normas ambientales para su reciclaje.

La falta de condiciones adecuadas para el correcto tratamiento de estos desechos con sustancias peligrosas provoca el envenenamiento por plomo del 88% de los niños de la región y la elevación de la tasa de abortos involuntarios.

Estos y otros desastres han provocado un gran impacto en el medioambiente, su recuerdo debe servir para mejorar los sistemas de seguridad y tratar de prevenir que se produzcan de nuevo tragedias ecológicas similares.

También te puede interesar: Más iniciativas de consumo responsable por nuestra salud y la del planeta

Y tú, ¿qué otros desastres ambientales agregarías a la lista? cuéntanos en los comentarios.

Fuente: consumer.es