No se trata solamente de ser buena persona, sino de un conjunto de atributos y competencias personales y profesionales que marcan una diferencia en tu ser y hacer.

Ser una persona valiosa es agregar valor permanentemente a través de tus acciones, pensamientos y actitudes. También es tener una visión de la vida desde una perspectiva positiva y constructiva, por más que se atraviesen situaciones complejas.

pensar en alguien

El espejo interno

Cada persona tiene su propia imagen interior, llamada auto-imagen, que es la visión interna que se tiene de uno mismo. Si esa visión concuerda con la modalidad de acción externa, se es congruente, y allí aparece el valor sobre el que se apoya la persona todo el tiempo.

En caso de que la visión interior esté cruzada por limitaciones o distorsiones acerca de quien se es, posiblemente las acciones también se verán afectadas, tanto como esa auto percepción del “sí mismo”. 

De allí que hay mucha gente que tiene un gran potencial por desplegar, aunque no puede reconocerlo en sí; o aquellos que se creen mucho más de lo que son respecto a quienes verdaderamente son experimentados referentes en su mismo campo. Todo es cuestión del dimensionamiento interior que haga cada persona.

5 formas de saber si eres una persona valiosa

Desde la perspectiva de las relaciones interpersonales, que es uno de los ámbitos de la inteligencia emocional, estos 5 rasgos permitirán que puedas evaluarte para saber si eres una persona valiosa. ¿Para qué te sirve? Para afirmar tu autoestima, reconocer tus puntos fuertes, detectar las debilidades, y enfocarte en la mejora continua.

Entonces, eres una persona valiosa si…

1. Se puede aprender de ti

Una constante de las personas valiosas es que, sin proponérselo, son maestros en toda su dimensión. La coherencia entre sus palabras, pensamiento y forma de actuar hace que sean notables y que siempre haya alguna enseñanza que entregan a partir de la acción y el ejemplo. Podría decirse que las personas que entran en contacto con alguien valioso salen mejor de cada interacción.

[También te puede interesar: 15 frases cotidianas que limitan tu crecimiento personal]

2. Practicas la empatía

La cualidad de la empatía hace que tus vínculos interpersonales sean sólidos y perdurables. Se trata de la habilidad de ponerse en los zapatos de los demás, buscando entender -no necesariamente justificar- el universo emocional de la otra persona. Este acercamiento es genuino, sin poses ni preconceptos, habilitando un intercambio virtuoso con las personas. La empatía es un puente que sólo abre puertas, no las cierra, por lo que es expansiva y contagiosa.

3. Tienes Inteligencia Emocional

También suma el desarrollar una inteligencia emocional avanzada, donde la motivación, la mencionada empatía, la relación con los demás, y, sobre todo, la auto-regulación emocional, ayudan a poder afrontar mejor los problemas y a procesar las circunstancias de forma contributiva y positiva. Una persona valiosa tiene equilibrio emocional, temple y fortaleza interna, y sabe encontrar las formas de aplicarlas para su elevación y crecimiento, y lo mismo con los demás.

4. Sabes comunicarte asertivamente

Las personas valiosas se comunican en forma honesta, directa, sincera, y sin agresividad. El foco está puesto siempre en la mejora y aportar desde un buen lugar de co-construcción junto a los demás. No se trata solo de un modo de hablar o de comportarse, sino de la capacidad de escuchar al menos el 80% del tiempo, y de hablar el 20%. Esto es lo que permite que sean personas asertivas, con una agudeza singular para conectar con otras personas. En sí mismo, esto constituye un imán para atraer personas en su misma expresión, generándose un círculo virtuoso que no tiene límites.

5. Dedicas tiempo a mejorar permanentemente

La quinta clave para darse cuenta de la valía personal es dedicar tiempo a mejorar las habilidades de todo tipo. Por lo general, este tipo de personas son curiosas, interesadas en varios aspectos que, a su vez, les permiten crecer en su red de contactos y generar oportunidades para ellas y para los demás. Como les encanta compartir, sus fuentes de entrenamiento jamás se agotan. Siempre están abiertos a conocer nuevas personas, a expandir su zona conocida y a asumir retos y desafíos. Y es justamente por esta característica que son muy buscados para posiciones de liderazgo y de confianza.

En palabras de Einstein, “En lugar de ser un hombre de éxito, busca ser un hombre valioso: lo demás llegará naturalmente.” No importa el género, la posición o la actividad que realices: siempre existe la posibilidad de ser una persona valiosa. La única base indispensable es ser una buena persona. Todo lo demás se puede entrenar y trabajar.

[También te puede interesar: Conoce las 7 técnicas para desarrollar todo el poder de tu mente]