En la actualidad, existe una gran variedad de terapias que han sido desarrolladas para prevenir y aliviar muchas enfermedades. Algunas de estas terapias requieren de elementos específicos para que puedan aplicarse correctamente. La apiterapia; por ejemplo, necesita del veneno de abeja y se ha vuelo bastante popular en los últimos años. Se trata de una terapia que ayuda a sanar el cuerpo para encontrar bienestar.

¿En qué consiste la apiterapia?

La apiterapia; también conocida como terapia con abejas, es conocida por ser una tratamiento natural en el que se utilizan elementos procedentes de las abejas. En este caso, se puede usar la miel, cera, jalea real, propóleos, pan de abeja, polen y el veneno de abejas. Este último es uno de los más importantes cuando se trata de estos procedimientos.

Según estudios, la apiterapia es beneficiosa, ya que es una terapia que ayuda a sanar el cuerpo de enfermedades. Logrando así, que su efectividad ante ciertas afecciones se acelere de manera significativa. Este beneficio se consigue a través de la estimulación de las defensas del cuerpo, lo que a su vez, mejora mucho el estado de ánimo de las personas.

No obstante, es muy importante acudir a un especialista antes de someterse a esta o cualquier otro tratamiento alternativo. Esto se debe a que algunas personas pueden ser alérgicos a los elementos utilizados en este tipo de terapias. De ser así, pondría en riesgo la salud e incuso la vida de las personas. Aparte, si se padece de una afección específica no es recomendable probar estas terapias sin la aprobación de un médico.

[También te puede interesar: Flores de Bach: La terapia alternativa que mejora la salud]

¿Cómo se aplica la apiterapia?

Entre las primeras cosas que se deben conocer antes de someterse a una sesión de apiterapia, es que se trata de una terapia totalmente personalizada. Es decir, la sesión dependerá de la afección o malestar que tenga cada paciente. No obstante, existen ciertas reglas que deberán seguir todas las personas interesadas en someterse a este tratamiento natural.

Primero que nada, el paciente debe estar completamente seguro de que no sufre de alergias al veneno de abejas. Para esto, el especialista encargado de llevar a cabo el procedimiento debe realizar varias pruebas para descartar cualquier problema. En estos casos, se recomienda visitar a un alergólogo antes de iniciar la sesión de apiterapia. El veneno de abeja puede provocar un choque anafiláctico en los pacientes alérgicos a la apitoxina, en casos graves puede llegar a causar la muerte.

Ahora bien, luego de confirmar que no existe ninguna clase de alergia al veneno de abejas, es hora de dar inicio al tratamiento. Por lo general, la primera sesión se centra principalmente en informar al paciente en qué consiste el procedimiento. Algunos especialistas ofrecen diversos productos procedentes de las abejas e incluso ciertos suplementos vitamínicos. La idea de esto es ayudar al organismo a soportar y asimilar correctamente la apitoxina durante y después de iniciadas las sesiones de apiterapia.

Fuente: Shutterstock

Luego de obtener todas las pruebas pertinentes y dar toda la información necesaria al paciente, es hora de iniciar con el tratamiento. Para esto, el profesional ubicará el área afectada; basándose en las pruebas previas y aplicará la apitoxina. La forma más común de hacerlo es aplicar el veneno directamente. Es decir, tomar a la abeja a través de una herramienta especial y colocarla sobre el área afectada.

La abeja introducirá su aguijón en el área indicada por el especialista y liberará la apitoxina. Puede que la sensación no sea la más agradable de todas, ya que provocará un poco de dolor. Sin embargo, este factor dependerá de la tolerancia de dolor que tenga el paciente que se ha sometido a este procedimiento alternativo.

Por otro lado, puede provocar inflamación en el área donde la abeja introdujo su aguijón. No obstante, cualquier efecto secundario será controlado por el especialista así que no debería presentarse algún problema. Aparte, tanto la dosis como la cantidad de sesiones de apiterapia dependerán del problema a tratar y de evolución positiva en el paciente.

¿Qué enfermedad curan las abejas?

En el ámbito de la salud, la apiterapia es muy beneficiosa, esto se debe puede ayudar a sanar el cuerpo de enfermedades. Pero ¿Qué enfermedad curan las abejas? La verdad es que son muchas, sin embargo, esta terapia es muy utilizada para tratar dolores crónicos entre otros.

Ideal para el tratamiento de la artritis

Sin duda, este es uno de los principales usos de la apiterapia en lo que se refiere a la salud. Este tipo de tratamiento es ideal para calmar los dolores provocados por la artritis. Además, sirve como antiinflamatorio, por lo que ayuda a sanar el cuerpo reduciendo la rigidez, dolor y la inflamación.

Mejora el sistema inmunológico

Algunos estudios han arrojado resultados positivos en la aplicación del veneno de abeja para mejorar el sistema inmunológico. Incrementa la producción de las células “T”, esto es ideal para disminuir la hinchazón y desacelerar la respuesta por parte de agentes alérgenos.

Puede usarse para tratar la psoriasis

La aplicación de apitoxina en personas que padecen de psoriasis, ayuda a reducir los efectos negativos de esta afección cutánea. Luego de varias sesiones de apiterapia, las placas de psoriasis disminuyeron de manera considerable.

Tratamiento para el síndrome del hombro congelado

Esta extraña afección puede provocar dolores bastante agudos en el hombro afectado. Razón por la que algunos especialistas aplican este tratamiento con abejas para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de la persona afectada.

Ayuda a prevenir y tratar algunas enfermedades intestinales

Hay que recordar que la este procedimiento alternativo utiliza todos los productos derivados de las abejas, no se concentra solo en la picadura de las mismas. En este sentido, la miel es un alimento lleno de beneficios para el cuerpo y la salud en general, ya que alivia muchas enfermedades. También aporta energía y mejora el flujo intestinal esto calma el estreñimiento y previene los gases.

Ventajas y desventajas de la apiterapia

calmar-ardor-picaduras-abejas

Tal como se ha venido mencionando, es importante acudir a un especialista antes de aplicarse este tipo de tratamiento. Las ventajas y desventajas de la apiterapia pueden variar, por lo que hay que conocer algunas de estas.

Ventajas de la apiterapia:

- Es un tratamiento alternativo recomendada por sus efectos antiinflamatorios, antibacterianos, analgésicos, antitumorales, antifúngicos y euforizantes.

- Al tratarse de una procedimiento 100% natural, no es necesaria la aplicación de otros químicos que pueden ser nocivos para la salud.

- Incluso las personas que sufren de hipertensión pueden someterse a este tratamiento con abejas. Sin embargo, solo deben hacerlo bajo la aprobación de un médico.

- La apitoxina tiene efectos anticoagulantes, por lo que se puede utilizar para mejorar el sistema cardiovascular. Esto se debe a que reduce el ritmo cardíaco.

- Reduce significativamente el dolor, lo que hace de la apiterapia un tratamiento efectivo en casos de dolores crónicos y articulares.

- También puede utilizarse para reducir los niveles de estrés y para calmar la ansiedad.

- Mejora el metabolismo y ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo.

Desventajas:

- Algunas personas pueden presentar debilidad muscular, dolor de cabeza o muscular, tos, etc.

- No es recomendable para cualquier persona.

- Ciertas enfermedades no pueden ser tratadas por este medio.

- Las personas que padecen enfermedades venéreas no pueden someterse al tratamiento con abejas.

- Puede provocar mareos, taquicardia, insomnio y ansiedad.

- Dependiendo del lugar y productos utilizados, este procedimiento puede ser costosa.

Contraindicaciones de la apiterapia

Aunque se trata de un procedimiento que es beneficioso para el curar muchas enfermedades, los riesgos de la apiterapia deben tenerse presentes. Es muy importante que el paciente sea sometido a varios exámenes médicos antes de comenzar con el tratamiento. Algunas de las contraindicaciones de la apiterapia son las siguientes:

- Las personas de alérgicas a las picaduras de abejas no pueden someterse a esta terapia. De lo contrario, podría sufrir de un choque anafiláctico que puede provocar la muerte.

- Está totalmente contraindicada para mujeres en periodos de gestación y lactancia.

- Los pacientes que sufren de tuberculosis, glaucoma, hepatitis, diabetes, angina de pecho, úlceras gástricas y enfermedades de transmisión sexual, no pueden someterse a este tratamiento.

- Completamente contraindicada en niños y adolescentes.

En caso de sufrir algún percance durante la sesión de apiterapia, lo recomendable es acudir al médico con urgencia. El especialista debe conocer a la perfección como funciona la apiterapia para aplicarla correctamente.

Fuentes:

mejorconsalud

ecoportal

webconsultas