Niños, adolescentes y adultos: esta enfermedad no discrimina a nadie e incluso, en el último tiempo, cada vez es más la gente que busca dieta para celíacos, ¿pero qué deben incluir las mismas?

Antes de hablar sobre dieta para celíacos es necesario dejar en claro qué es esta enfermedad, qué pueden comer y qué no y qué síntomas produce en las personas según sus diferentes edades.

Si bien la mayoría de las personas tiene una leve noción de lo que es la celiaquía, algunos creen que son aquellas personas que no pueden consumir harinas. Y esto no es así. Se trata de una intolerancia al gluten, que ocurre en una de cada 100 personas aproximadamente.

Según algunas estadísticas, un 75 por ciento de los celíacos no reciben un diagnóstico apropiado o incluso no reciben ninguno, por lo que es sumamente importante conocer todo sobre la celiaquía.

¿Qué es y cómo se trata la celiaquía?

Seguramente hayas escuchado hablar sobre esta enfermedad o conoces a alguna persona que requiera de una dieta celíaca, ya sea un familiar, amigo o compañero de trabajo.

Sea como sea, es necesario que se tenga la información adecuada sobre la celiaquía, ya que cada vez más personas son las que padecen de la misma y muchas veces confunden sus síntomas con otras dolencias y tardan en realizar una consulta médica.

Según la página del Ministerio de Salud de la Argentina, “Esta enfermedad es una intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno, que afecta al intestino delgado de las personas con predisposición genética”. Esto ya implica una diferencia en lo que muchas personas creen, que es una intolerancia propia a las harinas en general.

La enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida, es decir que no necesariamente se nace celíaco sino que puede producirse desde que se incorpora gluten a la alimentación hasta la adultez.

Es por eso que es necesario una dieta sin gluten ya que el consumo del mismo en las personas que sufren celiaquía afecta la mucosa del intestino delgado y disminuye la capacidad de absorber nutrientes y minerales presentes en los alimentos, por lo que se requiere una dieta para celíacos especialmente diseñada, según se especifica en la página del Ministerio.

La celiaquía puede deberse a distintas causas, entre ellas problemas genéticos del sistema inmune, reacciones a alimentos que contengan gluten, y aparece luego de que se produce el daño en el intestino, por eso es necesaria una dieta para celíacos puntualmente.

[Tal vez pueda interesarte: Celiaquía: conoce sus causas, síntomas y tratamiento]

celiaquia-sintomas

Celiaquía: síntomas y cómo detectarla

La persona que es sensible al gluten puede presentar diversos síntomas. Entre los más frecuentes se pueden mencionar diarrea crónica, vómitos, dolor abdominal, reflujo gastroesofágico, pérdida de peso, desnutrición y anemia.

Además, aftas orales, constipación, menopausia precoz, abortos repetidos, caída del cabello, uñas quebradizas, cefalea, depresión, calambres y fracturas óseas. Lógicamente dependerá del organismo de la persona y la edad en la que se le despierte.

Para detectar la enfermedad, primero es necesario estar alerta a estos síntomas y no subestimar, por ejemplo, los espasmos estomacales si se presentan de forma frecuente. Una vez que se asista al médico, es probable que se le realicen algunos estudios.

Entre ellos se puede mencionar análisis de sangre, en el que se incluye el anticuerpo Antitransglutaminasa IgA y una biopsia intestinal, a partir de la cual se confirma el diagnóstico.

Por eso es muy importante realizar los chequeos médicos anuales y estar atentos a cualquier síntoma o malestar que el organismo presente porque la detección temprana de la celiaquía por ejemplo, y el tratamiento oportuno, son fundamentales para evitar complicaciones secundarias a largo plazo.

[Tal vez pueda interesarte: Granitos en los brazos por el gluten: cómo identificarlos]

Tratamiento: dieta celíaca

Seguramente hayas escuchado hablar de la dieta para celíacos, y es que es la única opción de tratamiento que existe para quienes padecen esta enfermedad y consta de no consumir o restringir el gluten, siempre recetado por un médico o especialista.

El mismo es una proteína que se encuentra en las semillas de cereales como trigo, cebada, centeno e incluso en algunas variedades de avena. Si bien el mismo no tiene un valor nutricional por sí mismo, se utiliza para la realización de panificados para brindar la esponjosidad, por ejemplo.

Para comenzar a tener en cuenta, si quieres llevar a cabo una dieta para celíacos, es recomendable que se consuman productos naturales es decir que de por sí son libres de gluten.

Leer las etiquetas de los productos será indispensable, así como evitar el consumo de aquellos que declaran ser “bajos en gluten”, anque se indique que son adecuados para las personas que son intolerantes al mismo.

Ser muy cautos a la hora de ingerir algún alimento fuera del hogar, ya sea en casas ajenas, bares o restaurantes, ya que muchas veces pueden decir que son aptos celíacos pero algunas veces se saltean algunos ingredientes que sí lo contienen. Como puede ser el caso de aceites, legumbres, entre otros.

A pesar de que parezca complicado al principio, una persona con esta enfermedad puede llevar una vida completamente normal ya que, si realiza la dieta para celíacos correspondiente, no tiene síntomas secundarios. Incluso, hoy en día existen muchas más opciones para celíacos, no sólo en restaurantes sino también en supermercados y kioscos.

Dieta para celíacos: recetas

Para poder realizar una dieta para celíacos adecuada, en principio, es recomendable eliminar los alimentos que contengan harinas de trigo, pan rallado con gluten y reemplazarlo por aquellos que carezcan de esta proteína. Para especificar un poco más se podrían mencionar:

dieta-para-celiacos

Alimentos con gluten que se encuentran prohibidos para un celíaco

Aquellos que contengan trigo, cebada, centeno, pan y derivados, como productos de panadería (facturas, tortas, panes, masitas, alfajores, galletas, bizcochitos), pastas (fideos, ñoquis, ravioles), masas para la elaboración de tapas de empanadas y tartas, cervezas y cualquier producto manufacturados en los que entre en su composición cualquiera de las harinas en cualquiera de sus formas como fécula, proteína o almidón.

Productos procesados de los que habría que disminuir su consumo

Con este grupo hay que tener especial cuidado ya que su elaboración podría contener gluten o derivados, como puede ser lácteos, fiambres, embutidos, alimentos elaborados con carne picada que no se conozcan sus ingredientes como albóndigas y hamburguesas, cereales y legumbres (mandioca, garbanzo, soja, papa, rebozadores), golosinas, helado, café, postres, bebidas e infusiones como café, jugos, mate; salsas y condimentos, y caldos y sopas, entre otros.

Permitidos

Por el contrario se puede consumir con total tranquilidad productos naturales como frutas y verduras, carnes sin elaborar, huevos, azúcar y miel, entre otros.

Recetas

  • Flan con leche condensada

Este es un postre ideal para los golosos y se puede acompañar con algún dulce que sea apto para celíacos que se puede conseguir en cualquier dietética. Se requiere 400 gramos de leche condensada, 1 litro de leche, 4 cucharadas de azúcar, 3 cucharadas de agua, 2 yemas de huevo y 1 huevo entero.

dieta-para-celiacos

Mezclar el agua y el azúcar para elaborar el caramelo, una vez caliente, verter en la base del recipiente. En el mismo colocar las leches con los huevos. Integrar sin hacer espuma. Para cocinarlos se colocará el recipiente a baño maría, a 180 grados por 20 minutos. Dejar enfriar en la heladera. Desmoldar.

  • Queso rebozados

Para aquellos que disfrutan de lo salado y gustan de un picoteo con amigos, esta receta es ideal. Se requiere 300 gramos de un queso libre de gluten a elección, que sea semi duro será ideal, y cortar en bastoncitos. Luego, preparar 100 gramos de harina de arroz sin gluten, sal, ajo y algún condimento apto para celíacos a elección, pasarlos por esa mezcla, por dos huevos batidos y por último por 120 gramos de pan rallado sin gluten. Freir.

Para que queden bien crocantes se puede seguir estos pasos: harina, huevo, harina y pan rallado.

  • Masa de pizza

Lavar 100 gramos de quinoa para evitar el amargor de la semilla, dejar reposar entre 6 y 8 horas. Una vez pasado ese tiempo, incorporar media cucharadita de levadura sin gluten, media de sal, 60 mililitros de agua y dos cucharadas de aceite. Batir. Colocar papel de horno con aceite en una bandeja y extender la mezcla. Hornear a 180 grados por 15 minutos aproximadamente y estará lista la masa de la pizza para poder saborizar con lo que más guste. Es recomendable utilizar salsas caseras, y verduras frescas.

Ya conoces qué es la celiaquía y algunas dietas para celíacos adecuadas y ricas para que puedas elaborar desde la comodidad de tu hogar.

[Tal vez pueda interesarte: Estas son las mejores 20 recetas para preparar con harinas alternativas]

Fuente: Ministerio de Salud de Argentina, Celíacos y El Confidencial