Es impresionante la manera como los seres vivos se adaptan para poder sobrevivir. Así como el árbol que purifica la tierra de metales, al mismo tiempo que se nutre de estos y los usa para defenderse. Por ese motivo es que produce "sangre azul", una característica que lo hace muy particular.

A pesar de que la mayoría de las plantas preferirían no tener contacto con metales pesados, como el zinc o el níquel, debido al riesgo de toxicidad, este árbol aprendió a usarlos a su favor.

Por otro lado, no solo se beneficia al nutrirse con estos elementos y alejar a los insectos, sino que además purifica el suelo a su alrededor. Esto, gracias a que disminuye la concentración de dichos metales.

[También te puede interesar: Conoce el Eucalipto Arco Iris, uno de los árboles más bellos del mundo]

Fuente: Ecoosfera.

Metales pesados en el suelo

Los metales pesados representan uno de los contaminantes ambientales más preocupantes de la ecología, debido a su movilidad y a las bajas concentraciones a las que comienzan a manifestar sus efectos tóxicos.

Son capaces de contaminar suelos, aguas, plantas, animales y personas, ya que se bioacumulan. Sin embargo, algunas especies vegetales son hiperacumuladoras, es decir, absorben grandes cantidades de metales del suelo para su beneficio y así lo purifican.

[También te puede interesar: Conoce la historia del hombre que clona los árboles más antiguos del mundo y planta miles de ellos]

Resiliencia de los árboles de sangre azul

Los árboles hiperacumuladores fueron llamados de tal forma, gracias a su capacidad para incorporar metales pesados en sus tallos, hojas y hasta en sus semillas. A diferencia de muchas plantas, estas aprendieron a sintetizar elementos tóxicos.

Una de dichas especies es “Pycnandra acuminata”, un árbol de la selva tropical del Pacífico sur que encarga de purificar la tierra para poder florecer en lugares donde otro tipo de vegetación no prolifera.

Su comportamiento como hiperacumulador de metales pesados, se ve reflejado en su apariencia. Produce una savia de color turquesa, por el contenido de níquel que posee en sus tejidos.

regeneración del suelo

¿Cómo podrían usarse estos árboles para limpiar la tierra?

Gracias a su gran capacidad de acumular metales pesados e incorporarlos en su anatomía, se ha considerado como una alternativa para limpiar el exceso de elementos químicos en suelos que han sido explotados por actividades humanas.

Por lo tanto, el suelo de aquellos lugares donde hayan existido mineras, se podría llegar a purificar. Sin embargo, esto aun está en investigación, pues no se sabe con certeza que tan efectiva sea esta opción.

De ser positiva, esto sería bueno en muchos sentidos. La siembra de árboles no solo serviría para purificar los suelos con altas concentraciones de metales, sino que también captarían carbono del aire, combatiendo el cambio climático.

[También te puede interesar: Japón: Crean un periódico que, luego de leerlo, se convierte en flores para abejas]

¿Qué te parece la evolución de este árbol? Déjanos tus comentarios