Ambiente

Sea Shepherd: conoce a la organización que usa acción directa para defender los océanos

Sea Shepherd es una ONG enfocada en la conservación de los ecosistemas marinos. Con una flota de doce barcos, llevan adelante campañas de acción directa alrededor de todo el mundo para detener distintas amenazas que hoy ponen en peligro a los océanos. ¿Cuáles son estas problemáticas?

Gina Suriani

Actualizada 09/04/2021

Conoce Sea Shepherd y su acción directa para defender los océanos

Ambiente

Sea Shepherd: conoce a la organización que usa acción directa para defender los océanos

Sea Shepherd es una ONG enfocada en la conservación de los ecosistemas marinos. Con una flota de doce barcos, llevan adelante campañas de acción directa alrededor de todo el mundo para detener distintas amenazas que hoy ponen en peligro a los océanos. ¿Cuáles son estas problemáticas?

Gina Suriani

Conoce Sea Shepherd y su acción directa para defender los océanos

los DEFENSORES DE BALLENAS EN LA ANTÁRTIDA

En 2008, Animal Planet estrenó Whale Wars, una serie-reality conocida en español como Defensores de Ballenas. Fue así como gran parte del público conoció a Sea Shepherd, la organización protagonista: durante siete temporadas, el programa siguió la lucha de tripulaciones de voluntarios para detener la caería ilegal de ballenas por parte de Japón en las aguas del Santuario Ballenero Austral, en la Antártida.

Año tras año, Sea Shepherd siguió a las embarcaciones ilegales japonesas para documentar y exponer estas matanzas. En 2014, la Corte Internacional de La Haya confirmó las denuncias de la organización: a pesar de los pretextos de Japón de estar cazando con objetivos científicos, se trataba de una cacería con fines comerciales, y tenían que detenerse inmediatamente. Más tarde, en 2019, Japón abandonó la Comisión Ballenera Internacional y, aunque continúa cazando en sus aguas territoriales, anunció el fin de su programa ballenero en la Antártida.

Pero la caza de ballenas no es el único problema que los océanos enfrentan hoy, y el trabajo de esta organización está lejos de haber terminado.

Como dice su página oficial, Sea Shepherd es una organización global de acción directa, enfocado en la conservación de los ecosistemas marinos. Fue fundada en 1977 por Paul Watson, y ha llegado a tener presencia en más de 20 países. Se trata de un movimiento internacional, conformado por capítulos dependientes, establecidos alrededor del mundo, con tripulaciones de voluntarios que operan tanto embarcadas como en tierra. Hoy, la flota internacional de Sea Shepherd cuenta con 12 barcos, además de una variedad de embarcaciones pequeñas.

Uno de los ejes principales de Sea Shepherd es el de hacer cumplir normativas legales en lugares donde las autoridades no siempre se hacen presentes. Así es que, por un lado, la organización cuenta con campañas dirigidas a exponer actividades ilegales en alta mar, y otras que buscan potenciar lazos de colaboración con gobiernos locales, para poder asistirlos tanto en el cumplimiento del ordenamiento jurídico local, como en materias de fiscalización.

EL PROBLEMA DE LA PESCA

Hoy en día, uno de los mayores motivos de preocupación es la sobreexplotación de los mares a través de la industria pesquera. Se estima que entre 11 y 16 millones de toneladas de la pesca global provienen de capturas ilegales de buques no registrados que operan por fuera de la ley, ya sea en alta mar o en aguas costeras. Esta es de las mayores causas de contaminación oceánica, y es culpable de numerosas amenazas que ponen en riesgo la supervivencia de la biodiversidad marina. Por eso, en los últimos años, las campañas de Sea Shepherd se han enfocado, principalmente, en abordar esta problemática.

[También te puede interesar: Seaspiracy: el nuevo documental de Netflix que expone el lado oscuro de la industria pesquera.]

  • Operación Icefish: sobrepesca en la Antártida

A finales de 2014 se lanzó la Operación Icefish, una campaña en alta mar que terminó con las actividades de toda una flota de pesqueros ilegales, “los Seis Bandidos”. Durante diez años, esta flota evadió la ley cambiando regularmente los nombres de sus buques y operando en las aguas lejanas de la Antártida, donde esconderse no es difícil.

Estos seis bandidos buscaban principalmente merluzas negras (Dissostichus eleginoides), una especie exclusivamente antártica, de aguas muy profundas y reproducción lenta. Esto último pone en jaque su supervivencia, si es cazada en exceso. Buques ilegales como los de la flota de los Seis Bandidos, que operan sin regulación, superan los límites de lo que podría ser una industria sustentable, y se convierten en una que está diezmando las poblaciones marinas.

Sea Shepherd recoge red fantasma.
Créditos: Sea Shepherd Global.

La Operación Icefish fue un rotundo éxito: para el 2016, los seis barcos ilegales habían sido detenidos por autoridades internacionales, gracias, en gran parte, a la presencia y evidencia recolectada por Sea Shepherd. Además, esta dejó en evidencia otra de los grandes peligros de la pesca ilegal: las tripulaciones del M/V Sam Simon y el M/V Bob Barker recogieron kilómetros de redes de enmalle abandonadas, que, al ser de plástico, permanecen por años en el océano, y atrapan a cuanto animal se cruce en su camino.

  • Bycatch: pesca incidental y redes prohibidas

Al obrar por fuera de la ley, los pesqueros ilegales utilizan, muchas veces, métodos prohibidos por el riesgo que representan para el ambiente. Tal es el caso de las redes de enmalle o de “deriva”, como las recogidas durante la Operación Icefish, ilegales si superan los dos kilómetros de longitud: miles de animales, desde tortugas marinas hasta ballenas, mueren año a año atrapadas en ellas. Estas capturas se conocen como bycatch, o “pesca incidental”.

Uno de los casos más emblemáticos es el de la vaquita marina, un pequeño cetáceo en peligro crítico de extinción: su población se redujo hasta estar por debajo de la veintena de individuos. ¿Por qué? En gran parte, por la pesca ilegal de totoaba, una especie endémica de México y protegida por ley. Este pez es muy apreciado en el mercado negro por sus supuestas propiedades curativas, y es capturado utilizando redes de trasmallo, prohibidas en muchos lugares. Es en ellas en donde animales como la vaquita marina quedan atrapados.

Voluntario de Sea Shepherd con delfñin
Créditos: Sea Shepherd Global.

La pesca incidental no es un problema que se limite a la pesca ilegal: en el Golfo de Vizcaya, Francia, miles de delfines mueren cada año en redes pesqueras. Sea Shepherd, en el marco de su Operación Dolphin Bycatch, está documentando está actividad con el objetivo de que el gobierno local intervenga y regule estas prácticas.

[También te puede interesar: Delfín Franciscana: la especie en mayor peligro dentro de los mamíferos marinos del Mar Argentino.]

  • Competencia con comunidades locales de pescadores artesanales

La pesca industria ilegal también es un problema para las comunidades de pescadores artesanales que dependen del mar para subsistir. Durante el 2017, Sea Shepherd asistió al gobierno de Liberia patrullando la zona delimitada como exclusiva para la pesca artesanal, que muchas veces era violada por buques industriales. Algo similar sucede en Gabón, África central: en conjunto con las autoridades locales, Sea Shepherd recorre la zona costera del país, con voluntarios listos para inspeccionar a los barcos pesqueros que allí operan: desde 2016, al menos 140 fueron detenidos por operaciones ilegales.

Mv Sam Simon en África
Créditos: Sea Shepherd Global.

La pesca ilegal no es lo único que Sea Shepherd busca erradicar: la organización cuenta con campañas de investigación, y campañas contra la matanza de pequeños cetáceos en lugares como Taijí o las Islas Faroe, contra la industria nociva de la salmonicultura y contra la contaminación marina, entre otras.

Y no todo sucede en el mar: existe un equipo de voluntarios en tierra alrededor de todo el mundo realizando actividades educativas, de difusión y de recaudación de fondos. Es que como dice el fundador de Sea Shepherd, “si los océanos mueren, nosotros morimos”: la salud de los mares nos concierne a todos, y todos debemos involucrarnos en su protección.

Sea Shepherd está presente en países como Argentina, Brasil y España. Si quieres conocer más sobre su trabajo, colaborar o participar del voluntariado, visita sus redes o su página web global.


también puede interesarte

Ambiente

Premios Whitley: los Óscar ambientales que destacan los mejores proyectos

Cada año, el Fondo Whitley para la Naturaleza premia a seis conservacionistas. Este año hay tres candidatos latinoamericanos a ganar el Óscar Verde.

Ambiente

Ni perro, ni lobo, ni zorro: conoce al aguará-guazú, un animal muy particular qu

Se trata, quizá, de uno de los animales más singulares de Sudamérica. De andar desgarbado y hábitos generalmente crepusculares, ha sido asociado con la leyenda del lobizón, pero es inofensivo para el humano.

Ambiente

Gigante de las Pampas: en busca del escuerzo, un anfibio en peligro

Conoce al proyecto que busca complementar la ciencia con la participación ciudadana en pos de la conservación del escuerzo común, un anfibio tan misterioso como vulnerable. Su distribución natural abarcaba Argentina, Brasil y Uruguay, pero no hay registros en estos últimos dos países desde hace más de treinta años.

Ambiente

¿Qué son los corredores ecológicos y cuál es su importancia?

Un ambiente fragmentado en pequeñas “islas” puede vincularse a través de corredores que ayudan a la supervivencia de las especies que viven allí.


Otros

Ambiente

Los últimos rinocerontes blancos del mundo tienen cuidadores personales las 24hs

Los rinocerontes blancos están casi extintos; solo quedan dos especímenes vivos. Por su seguridad, les han asignado vigilancia permanente.

Ambiente

En búsqueda de un nuevo hogar para el walabi australiano

La especie de walabi cola de cepillo de las rocas esta amenazada desde la invasión europea. Su riesgo a extinguirse en el país australiano urge la necesidad de tomar medidas de manejo de las poblaciones y encontrar un nuevo hogar para el marsupial.

Ambiente

Océanos 2050: entre mares de plástico y ambiciosos planes de restauración

Los océanos tienen dos futuros posibles: convertirse en desiertos llenos de plástico o recuperar su biodiversidad y riqueza. Depende de nosotros.

share