En el último tiempo las personas se han sentido especialmente interesadas por saber cómo calmar la ansiedad. Quizás esto tenga que ver con el nivel de vida que está llevando la sociedad mundial.

El tema se ha vuelto una de las cuestiones más frecuentes entre los sujetos. Las rutinas cargadas de actividades, largas jornadas laborales combinadas con estudios académicos, el mal descanso por el uso frecuente de pantallas y la mala alimentación, son algunas de las cuestiones que han aumentado los niveles de estrés, del que mucho se habla en la actualidad.

El mismo se caracteriza por ser una respuesta de defensa provocada por la liberación de adrenalina y cortisol a la circulación, lo que pone en alerta al organismo, provocando un aumento de la frecuencia cardíaca y ensanchamiento de los vasos sanguíneos.

Esta sensación es provocada por situaciones que generan miedos y angustias, por lo que se dice que estrés y ansiedad están estrechamente vinculados. Y es que en el último tiempo las personas se ven todo el tiempo expuestas a este tipo de cuestiones.

En la actualidad los días parecen tener más de 24 horas, no sólo para los adultos, sino también para los niños, que se ven inmersos por las rutinas de los más grandes. La falta de dinero y los malos salarios en muchas ocasiones llevan a los sujetos a cargarse de actividades laborales, más de las que pueden cumplir. Lo que les genera estrés.

A esto se suma que, aunque las jornadas laborales son más largas, los sujetos quieren cumplir de igual manera con todos los compromisos: seguir viendo a familiares y amigos, comer sano, tener que hacer deporte, ser madres y padres presentes en el caso de tener hijos y estar atento con la pareja.

Las personas no saben decir que no y se sobrecargan de actividades, lo que les genera estrés, miedos, frustraciones y angustias. Por eso, en este artículo queremos contarte qué es y cómo calmar la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

Antes de hablar sobre cómo calmar la ansiedad, es necesario hacer una pausa y comprender exactamente de qué se trata ya que es una palabra muy utilizada pero de las que pocas veces se toma dimensión de lo que realmente implica.

Según la Biblioteca de Medicina de los Estados Unidos “es un sentimiento de miedo e inquietud que puede ser provocada por una reacción normal al estrés”.

Muchas veces una situación que nos causa nervios como puede ser una complicación laboral o un examen puede provocar a su vez la ansiedad. Si bien la misma puede colaborar a dar impulsos de energía o concentración, personas con trastornos lo sufren ya que el miedo pasa de ser temporal a permanente.

Trastornos de ansiedad: qué son

Como se mencionó anteriormente, en las personas que aparecen estos trastornos la ansiedad si es un tema de preocupación. Esto se debe a que los miedos y sensaciones de estrés no desaparecen, sino lo contrario, perduran en el tiempo y pueden empeorar día tras día.

Estas situaciones, lógicamente, repercuten no sólo en la salud de la persona sino también en la manera en que se vinculan con los demás y en su desempeño tanto laboral como académico.

En este grupo se pueden distinguir distintos trastornos:

Ansiedad generalizada

Los problemas por las cuestiones cotidianas como salud, empleo y dinero se vuelven obsesiones y preocupaciones que están y están presentes todos los días durante mucho tiempo.

Pánico

Las personas que sufren este tipo de trastorno sufren ataques de pánico en momentos repentinos y repetidos, que pueden durar varios minutos, sin haber un conflicto o peligro puntual, según la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Fobias

En estos casos los sujetos tienen episodios de mucho miedo ante situaciones cotidianas que representan poco o nulo peligro puntualmente. Por ejemplo, fobia a las mariposas, a la altura, a las personas, entre otras cosas.

Aunque la causa de estos trastornos se desconoce, algunas cuestiones como la genética y el entorno en el que se manejan pueden despertar estas situaciones.

Cuáles son los síntomas y cómo diagnosticar trastornos de ansiedad

Ahora bien, si sientes que puedes haber tenido o tener en la actualidad algún trastorno de ansiedad es necesario concurrir con un profesional que pueda diagnosticarlo. El mismo te preguntará cuáles son tus síntomas, historial médico y seguramente te pidan un examen físico y de laboratorio.

Aquellas personas tímidas y retraídas, quienes pasaron por momentos traumáticos en su vida y aquellos que cuentan con antecedentes familiares pueden tener mayor riesgo a sufrir este tipo de trastornos.

Sin embargo, pueden presentar diferentes síntomas que te ayudarán a determinar si cuentas con trastornos y descubrir cómo calmar la ansiedad. Entre ellos se puede mencionar:

Síntomas físicos: palpitaciones muy fuertes y rápidas, mareos y falta de aire por ejemplo.

Cambios repentinos en comportamientos: Las personas comienzan a evadir actividades cotidianas que solían hacer con frecuencia.

Pensamientos negativos. Aparecen constantemente, se hacen difíciles de controlar y producen cada vez más inquietud, estrés y ansiedad.

Cómo calmar la ansiedad: tratamientos

Según se detalla en el propio sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina, los trastornos de ansiedad se tratan con terapia y medicamentos.

  • Terapia cognitiva conductual: a partir de la misma se trabaja sobre las situaciones o cosas que causan estrés y ansiedad y se intenta revertir esta situación para que las personas puedan enfrentarse a estos miedos.

  • Medicamentos: en ciertas situaciones los profesionales de la salud pueden recetar remedios contra la ansiedad y antidepresivos para controlar este tipo de trastornos.

Ahora bien, para aquellos que se preguntan cómo calmar la ansiedad también existen algunos comportamientos, acciones y rutinas que las personas pueden aplicar en su día a día para controlar o calmar este sentimiento.

Hacer ejercicio. Está comprobado que realizar actividades físicas mejora el sueño y reduce el estrés. Por eso, esta debe ser una de las primeras respuestas. Además, durante ese rato la persona mantiene la mente ocupada y tiene mayor probabilidades de no tener pensamientos negativos.

Disminuir la ingesta de cafeína. Aquellos sujetos que sufren de ansiedad deben tener en cuenta que las bebidas con cafeína como ser energizantes, mate, café, té y chocolate pueden incrementar la ansiedad.

Decir que no. Una de las causas que genera estrés y ansiedad en las personas es cargarse de actividades que muchas veces no tienen ganas de hacer y acuden sólo por compromiso o por no saber decir que no. Asumir muchas responsabilidades puede generar agobio.

No procrastinar. Surge como consecuencia del punto anterior. Sobrecargarse de actividades y no saber poner objetivos y prioridades genera que la persona procastine y deje las cosas para hacer otro día. Tener en mente la lista de pendientes y organizarlos según la prioridad que tengan reducirá el estrés. Ponte plazos que puedas cumplir.

Juguetes y golosinas antiestrés. Existen algunas maneras fáciles y rápidas de dirigir toda esa energía, estrés y ansiedad que la persona está teniendo. Esto puede ser con goma de mascar, o con las pelotas o juguetes antiestrés para apretar.

Uso de fragancias. Está comprobado que ciertas fragancias reducen el estrés y generan una sensación de relajación. Es por eso, que en los momentos que te sientas agobiado puedes encender una vela, sahumerio u hornito aromático, por ejemplo. Algunos aromas que puedes utilizar son lavanda, sándalo, bergamota, incienso, rosas, geranio, entre otras.

Si a esto le sumas música relajante, meditación y ser consciente de tu respiración generarán un combo muy completo para tu cuerpo y mente, que te ayudará a controlar el estrés.

Pasar tiempo con tu mascota. Si eres de los amantes de los animales ya sabes que el amor de los peludos puede ayudar a reducir la ansiedad e incluso mejorar tu estado de ánimo y sentirte amado, sin que te juzguen. Estos vínculos te ayudarán a liberar oxitocina, lo que promueve un estado de ánimo positivo.

También te puede interesar: Pon en práctica estas 6 técnicas anti-estrés para sentirte mejor

Ahora ya conoces qué es y cómo calmar la ansiedad. ¿Has sentido esta sensación alguna vez? ¿Qué otras cosas sumarías al listado para poder controlar este estrés y miedos?

Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y Healthline.