Alineados versus no alineados

Los incentivos desalineados, técnicamente llamados “tragedia de los comunes”, requieren “respuestas nobles”. Implica que lo que es bueno para mí no es bueno para la humanidad, y viceversa. Los actores nobles sólo esperan costes y ningún beneficio personal, y por eso sólo actúan el domingo por la tarde…

La alineación de incentivos significa que mi interés y el de la humanidad van juntos. Algunos lo expresan como “la gente tiene piel/carne en juego”. Para esas personas, la acción es necesaria, si no esencial, para ellos mismos. Es cierto que algunas personas siguen sin actuar, incluso si es necesario (por ejemplo, el tabaquismo, las dietas, la salud), pero hace que sea mucho más probable.

El poder de cualquier organización, y en particular el nuestro como organización sin ánimo de lucro, proviene de ayudar a las personas a ver los incentivos alineados, donde ahora perciben erróneamente los incentivos desalineados. Por eso hablamos tanto de este concepto clave. Prometo que la próxima columna tratará de otra cosa.

manos de pequeños sostienen la representacion del planeta tierra buscando construir un mundo mejor

Para los que quieran saber más, he resumido la esencia en una sencilla tabla. Y luego también una explicación más detallada. Como siempre, ¡nos encantaría que nos lo contaras!

Resumen de la vieja y la nueva visión del mundo​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

[También te puede interesar: Camino a otra Revolución Francesa: Climática, Digital y Global]

Aquí más detalles:

Punto de partida

Sería ingenuo creer que la gente, y en particular los responsables de la toma de decisiones, no conocen la destrucción sistemática de la biosfera. Es un tema central en eventos como el Foro Económico Mundial (World Economic Forum) -su Informe de Riesgos Globales (Global Risks Report) reconoce los riesgos ambientales como los principales. Ha sido el centro de atención de las megaconferencias de la ONU desde la celebrada en Estocolmo en 1972. La semana anual del clima de la ONU en Nueva York está repleta de primeros ministros de todo el mundo. El reconocimiento de la emergencia climática entre la gente es asombrosamente alto.

Sin embargo, probablemente todo el mundo esté de acuerdo: las narrativas actuales en torno a la sostenibilidad, el clima y el uso de los recursos no han logrado ganar suficientes corazones y mentes. No los han ganado entre el público en general ni entre la élite política. No les han convencido de que frenar el declive sea tan primordial para las ciudades, los países o incluso las empresas como sus otras prioridades: educación, sanidad, mejora de las infraestructuras, seguridad, etc.

La noble narrativa

La narrativa actual está atascada en la conversación de “una causa noble”, que demasiados asocian con carga, sufrimiento y sacrificio. Se trata de una narrativa que es contraproducente. No hace obvio para el mundo que la vía sostenible es la única compatible con la creación de riqueza neta, y que las vías no sostenibles están por definición agotando nuestra riqueza.

En este caso, partimos de la base de que una de las principales razones por las que la transformación de la sostenibilidad se considera meramente noble es una creencia generalizada pero en gran medida errónea. La creencia es que todos los beneficios de quienes actúan a favor de la sostenibilidad se diluyen. Los actores asumen el coste mientras que los beneficios se reparten entre una humanidad lejana. Este incentivo desajustado se denomina “tragedia de los comunes”, una dinámica que conduce a una tensión destructiva entre los intereses individuales y los colectivos.

Desde esta perspectiva de la “tragedia de los comunes”, la acción climática o de sostenibilidad, aunque noble, puede ser existencial para la humanidad, pero no necesaria para uno mismo. Cuando se cree que la acción climática no es más que un noble regalo para la humanidad, se confía poco en que esto sea suficiente para cambiar las tendencias. La gente se siente impotente. Ven una gran humanidad en un gran planeta que necesita ser rescatado, pero su contribución individual parece tan poco significativa como una gota en el océano.​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Repensar los incentivos

Vemos una dinámica diferente, que ayuda a evitar un futuro difícil. Aunque reconocemos algunas “tragedias de los comunes”, no vemos que sea la fuerza principal. No se puede negar que el mundo está inmerso en algunas “tragedias de los comunes” en las que la acción y el impacto están muy separados: pandemias, pérdida de biodiversidad por el aumento de la demanda agrícola, pesca desprotegida, etc. En otras palabras, los incentivos pueden estar claramente desajustados. Sin embargo, hay muchos indicios de que, en general, el actor de la sostenibilidad obtiene suficientes beneficios para que le merezca la pena avanzar en la sostenibilidad. En general, las dinámicas en las que los incentivos están alineados superan la “tragedia de los comunes” cuando no lo están.

Es cierto que no todas las acciones que reaccionan al rebasamiento de la humanidad lo contrarrestan. Por ejemplo, construirse un búnker personal no hará mucho por la humanidad. Pero la mayoría de las acciones sí lo hacen. Al reconocer que el futuro tendrá que ser mucho más eficiente en cuanto a los recursos e inevitablemente no tendrá combustibles fósiles, resulta obvio lo beneficioso que resulta preparar la propia empresa, ciudad o país para ese futuro. Todas estas inversiones aumentan la resiliencia de la empresa, la ciudad o el país, preservan su riqueza y, como subproducto, también reducen la presión sobre la biosfera.

De hecho, la inacción y la espera resultan ser el enfoque más peligroso para cualquier actor: se ponen directamente y cada vez más en peligro. La razón es sencilla: muchos de los cambios necesarios, como la adaptación de las infraestructuras, el cambio de los patrones de consumo o la transformación de los sistemas de movilidad, requieren un tiempo considerable. Por tanto, esperar a que la situación se deteriore para actuar simplemente no funciona. Si no se prepara para un futuro previsible, ni usted ni sus activos estarán preparados para esa situación. No prepararse y adaptarse es un autosabotaje económico.

"Piel/carne en juego"

Lo contrario de ceder a la creencia de que estamos frustrados por las “tragedias del común” es reconocer que en realidad tenemos enormes cantidades de “piel/carne en juego”. Así es como abordamos el tema para nuestros proyectos. Insistimos en que no sólo es posible invertir las tendencias, sino que además es en beneficio directo de nosotros mismos. Insistimos en que las empresas, las ciudades y los países podemos elegir gran parte de su destino si actuamos con prudencia. La destrucción de la biosfera es el contexto de todos, y al prepararnos para este contexto cada vez más destructivo, como subproducto, todos mejoramos también ese contexto.

Con nuestro trabajo, queremos que la gente se enamore de ser compatible con la realidad de tener sólo un planeta. Ambicionamos que reconozca que ese es su billete para su propio bienestar y éxito.