La osteopatía se originó en el año 1874 y fue desarrollada por el estadounidense Andrew Taylor Still. Hoy en día, esta disciplina, se encuentra reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

¿Pero qué es la osteopatía? Se trata de un conjunto de técnicas manuales y tratamientos no invasivos empleadas para aliviar diferentes y numerosas dolencias mediante la búsqueda de la recuperación del equilibrio orgánico. La medicina osteopática busca ser una alternativa a las dolencias de la salud evitando la aplicación de métodos farmacológicos para su tratamiento.

[También te puede interesar: 10 hierbas medicinales que no pueden faltar en tu botiquín natural.]

A la hora de ingerir algún suplemento, consultar con el médico.
A la hora de ingerir algún suplemento, consultar con el médico.

Esta disciplina tiene una visión holística del cuerpo humano, es decir lo entiende como una unidad y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras. No utiliza drogas, no es invasiva y está basada en conocimientos de fisiología, anatomía y biomecánica.

La osteopatía no busca reemplazar la medicina alopática, pero la complementa en las situaciones en las que no tiene respuestas o que la necesita.

¿Para quién está indicada la Osteopatía?

Este tipo de medicina está recomendada para personas con una amplia variedad de trastornos y alteraciones orgánicas.

- Personas con esguinces, tendinitis, contracturas, dolencias fruto de dismetrías estructurales, etc.

- Personas con problemas digestivos como colon irritable, estreñimiento, gases, hernia de hiato, gastritis, etc.

- Personas con problemas en el sistema respiratorio, por ejemplo asma, tíos y bronquitis.

- Personas con problemas neuronales: cefaleas, migrañas tensionales, etc.

- Personas con problemas Genito-Urinarias, como incontinencia amenorrea, cistitis, transtornos menopáusicos, etc.

medicina natural

[También te puede interesar: Fitomedicina: la curación por medio de las plantas.]

En resumen, la osteopatía es una disciplina de evaluación y tratamiento manual. Concibe al individuo como un todo y no como la suma de sus partes. Busca un equilibrio entre la estructura y la función.

El cuerpo tiene su propia “farmacia interna” y trata de estimular al organismo de manera que cada persona genere sus propios “medicamentos”.

Y tú, ¿ya probaste con la osteopatía?