Primero déjame contarte de dónde se origina el estrés por si aún no lo sabes. El estrés es una respuesta química que se manifiesta en tu cuerpo cuando te encuentras frente a una situación que requiere de tu pronta respuesta, y que no necesariamente puedes solucionar en ese momento. El principal componente es la hormona llamada cortisol que sale desde tus glándulas suprarrenales (en la parte superior de tus riñones). Y su mayor aliada es la adrenalina.

Por eso, cuando tus niveles de estrés se elevan esos compuestos químicos empiezan a invadir tu cuerpo causando distintos efectos, desde hacer que salgas corriendo hasta causarte contracturas musculares, pasando por la indigestión y hasta cambios de estado de ánimo.

El imparto de estos químicos en tu cuerpo depende de la frecuencia con la que lo experimentes y que tan alto sea tu nivel de estrés, tu reacción puede ser diferente a la de los demás. Lo que sí compartimos todos es la sensación de malestar cuando éste llega a nuestro límite.

terapias para mejorar los ataques de ansiedad
El estrés es una de las causas más comunes que afectan al sistema inmunológico.

Pero no te preocupes, desestresarte puede ser más fácil de lo que parece. Estas tres alternativas te ayudarán a disminuir tus niveles de cortisol:

1.Papel y lápiz

Escribir ayudará a tu mente a organizar tus pensamientos. Cuando estás bajo estrés apuesto a que empiezas a tener pensamientos recurrentes. Esto se debe a que tu mente no tiene la capacidad de procesar tanta información, es cómo cuando tu computadora se queda congelada, y necesitas resetearla para que funcione nuevamente. Sacar esas cosas de tu mente y ponerlas en un papel es el botón de reiniciar de tu mente.

2. Sintonízate

Puede que con altos niveles de estrés te provoque oír música melancólica o esas canciones que activan tus emociones, pero esto no es de mucha ayuda ya que al incrementar el nivel emocional, puede que el estrés aumente a la par. Prueba con escuchar música que tenga tonalidades suaves y repetitivas. Esto ayudará a que tu mente entre en un estado meditativo y podrás relajarte, te recomiendo música chamánica o sonidos de 5000hz.

3. Alíate con la comida

El estrés muchas veces desencadena ansiedad y esto puede hacer que consumas alimentos procesados o altos en grasa, ya que contienen carbohidratos y azúcares que hacen que te mantengas alerta (pero por poco tiempo).

Al consumir alimentos puros/enteros/naturales como las frutas, verduras, cereales integrales y hierbas aromáticas o medicinales ayudarás a tu cuerpo a regenerarse y a tener energía de calidad. Te recomiendo té blanco o verde, evita la cafeína o las bebidas con alta teína ya que son estimulantes y generan un efecto placebo de eficiencia que a largo plazo solo agota más a tu mente.

Recuerda que no hay una fórmula secreta, está en tus manos entender que es lo que funciona mejor para ti y eso lo descubres a través de prueba y error. Cuéntame en los comentarios, ¿qué otras estrategias te ayudan a desestresarte? ¡Te leo!