En recientes investigaciones, se descubrió que la nariz de los perros cumple una función inédita. Muchos pensaban que era solo para el olfato, pero sucede que es un excelente captador de variaciones térmicas. ¡Asombroso!

También te puede interesar: Gorilas dan positivo por COVID-19 en un zoológico de California: ¿Cómo lo explica la ciencia?

Una investigación de la Universidad de Lund y la Universidad de Eötvös

Estos centros de educación superior de Suecia y Hungría han hecho una indagación mancomunada sobre este tema. Se trata de experimentos donde determinan las verdaderas capacidades de la nariz perruna.

Gracias a estos estudios, se ha determinado que los canes pueden sentir radiación térmica en su nariz. Por ejemplo, captar el calor corporal de las presas. Esto explica porque siguen cazando aún al padecer problemas de olfato.

Este descubrimiento se suma a los datos curiosos sobre los perros que probablemente no conocías. Ya se sabía que los perros sonríen cuando están felices, pero ahora se añade que captan temperatura con su nariz.

Demodexia canina: qué es y cómo se cura la sarna demodecica

¿Cómo se hizo este hallazgo en las narices perruna?

Esto explica porque los canes tienen la nariz fría: la mantienen más fría que el ambiente, siendo así más susceptible a captar calor. Igualmente, tienen este órgano repleto de nervios.

Para sacar sus conclusiones, los investigadores hicieron algunos experimentos. Describimos los estudios realizados a continuación:

- Fueron entrenados tres perros para que eligieran un objeto cálido, con temperatura de 31° centígrados y otro con grado térmico ambiental.

- Los objetos se colocaron a 1,6 metros de distancia.

- Sucede que los canes no lograron ver ni oler disimilitudes entre los objetos.

- Al cabo de un tiempo de entrenamiento, resultó evidente que los perros lograban detectar al objeto con mayor temperatura.

Los perros se entrenaron de la misma manera que se hace con canes para captar olores o seguir pistas. Estos animales, en cambio, se orientaron a detectar objetos más cálidos. ¡Y lograban reconocerlos a distancia!

Fuente: Shutterstock

También se escanearon los cerebros de 13 perros

Gracias a la resonancia magnética se pudo ver el comportamiento del encéfalo canino. ¿Resultado? Sucede que el cerebro de los perros se activa cuando hay objetos cálidos a cierta distancia. Además, esto sucede en la zona del olfato.

Se deduce que las terminaciones nerviosas de la nariz también captan variaciones de temperatura. Por ende, todo demuestra una nueva capacidad de este órgano. ¡Algo interesante!

Los dos experimentos antes descritos apuntan a un mismo resultado. Aun así, los científicos desean seguir indagando. En realidad, creen que en la nariz de los canes hay otro sentido: no es el olfato.

También te puede interesar: En India harán una carretera de 1.500 km utilizando residuos plásticos

¿Qué más podemos aprender de los canes? Estos animales son conocidos como el mejor amigo del hombre. No obstante, aún debemos estudiarlos. De esa manera, sabremos más a fondo cómo es su naturaleza.

Fuente:

CLARÍN

mmradio