Budismo Zen: cada vez son más las personas que se interesan por estas prácticas vinculadas a culturas orientales que están relacionadas a un mejor manejo de las energías, el equilibrio de la mente, el cuerpo y el alma y el autoconocimiento.

Si bien el Zen es un método que existe hace muchísimos años y que lo ponen en práctica diversas personas a lo largo del mundo, en el último tiempo ha empezado a resonar con mayor intensidad.

Las rutinas y las sobrecargas de actividades cada vez mayores muchas veces tapan los sentimientos y quitan tiempo para pensar cómo cada uno se siente, qué es lo que realmente se quiere y sobre todo, qué es lo que vale la pena. Es por eso que la gente se interesa por prácticas que ayuden a hallarse a sí mismos.

Aquí es donde el budismo Zen toma relevancia. En un mundo sobrecargado de información, de consumismo, y de obsesión por conseguir todas las cosas materiales posibles, ¿te imaginás abocarte a una práctica que insite lo contrario? ¿Te animás a centrarte sólo en la verdadera esencia de las cosas?

Si quieres conocer más sobre la práctica Zen debes saber de antemano que no será fácil si sueles sentirte perdido en el mundo comercial y materialista. Pero, si estás dispuesto a cambiar el foco de las cosas, será un camino que jamás dejarás.

A través de la meditación podrás encontrar tu verdadera esencia, saber qué es lo que quieres, por qué reaccionas de determinada forma, tendrás otro punto de vista sobre los comportamientos de los demás y sobre todo, llevarás una vida completamente sencilla. Lo realmente importante serán las cosas simples de la vida.

Y aunque parezca algo trillado, esto es realmente cierto. Con la filosofía Zen, a través de la meditación, será posible que esto suceda y comprender que la vida es mucho más sencilla y fácil de lo que realmente se cree.

Por eso, en esta oportunidad, queremos contarte de qué se trata el budismo Zen, cómo es la técnica, cómo ponerla en práctica y de qué manera repercutirá en tu día a día.

¿Qué es el Zen y para qué sirve?

El Zen es una escuela budista que surgió en la India y que se desarrolló en China hace aproximadamente 2.000 años, conocida con el nombre de chán, y que se basa en la búsqueda de la iluminación y el despertar espiritual a mediante la meditación.

Foto: Adobe Stock

A través del mismo se produce la liberación de la mente, lo que está estrechamente vinculado con el autoconocimiento. Esto dará espacio a mejores elecciones y decisiones, sin manipulaciones, ya que serás totalmente consciente de lo que realmente deseas: los verdaderos pensamientos y sentimientos de las personas se harán presentes.

Y aquí es necesario hacer una aclaración. Por lo general, cuando se le pregunta a los sujetos sobre la meditación es posible que digan que lo hacen para lograr más tranquilidad, mejores relaciones y un mayor descanso, pero esto son solo los efectos secundarios de lo que producirá. El verdadero objetivo y fin es el autoconocimiento, y de allí todo lo que implique.

Volviendo al budismo Zen, no es solo una teoría y no será algo que podrás poner en práctica de la noche a la mañana. Se requiere de esfuerzos diarios para conseguir el resultado esperado: conciencia del presente y conocimiento en profundidad.

Si quieres poner en práctica esta filosofía tendrás que estar dispuesto a desaprender todo lo que conoces y la manera en la que se está acostumbrado a vivir. No se necesitan determinadas prendas, electrodomésticos o cremas para ser felices y encontrar la paz. Esto es mucho más sencillo y sólo requiere de tu compromiso y tiempo.

A partir del budismo Zen, incluso, podrás hacer frente a la ansiedad, el estrés, las depresiones y las frustraciones.

¿Filosofía Zen y autoconocimiento son lo mismo?

Esto es una duda que surge muchas veces: la filosofía Zen y el autoconocimiento son lo mismo? Como mencionamos anteriormente, van de la mano.

Y es que a través de la meditación, que es la base del budismo Zen, podrás ver los pensamientos y problemas que ocupan tu cabeza, dejarlos pasar y descubrir el verdadero yo. Cuáles son las cosas que tapas, que no dejas salir y aquellos sentimientos que, muchas veces, te dan vergüenza. Así que podría decirse que el principal fin es conocer la esencia de cada uno al 100%.

Para esto te ayudará sentarte en una postura cómoda, puede ser con un almohadón en el suelo, por ejemplo, con las piernas cruzadas y las manos sobre el regazo o bien en una silla, con la espalda derecha. Cada uno deberá buscar la postura que mejor lo haga sentir. Ser conscientes de la respiración, de inhalar y exhalar, y hacerlo de manera lenta, cerrar los ojos y dejar que los pensamientos pasen.

Ahora bien, ¿cómo se logra a partir de esta práctica llevar una vida simple y no dejarse perder en el marketing y en lo material, así como el equilibrio mental? A continuación te contamos algunos principios del Zen.

Los 5 principios de la filosofía Zen

Como se dijo para lograr los objetivos de esta práctica, existen algunos principios a tener en cuenta que ayudarán.

1- Vaciar la mente. Esto es algo que se dice mucho pero que no es fácil de lograr, pero que es una cuestión de práctica. Mucha gente se frustra porque ha meditado y, cuando lo hacen, aparecen pensamientos que los distraen y no logran sus objetivos.

Lo importante a tener en cuenta es que no puedes controlar la aparición de los mismos y que son parte del proceso. Debes intentar que esos pensamientos pasen, y no perderte en ideas que te lleven a otras ideas.

Parar, ponerse en una posición cómoda, tal vez con música relajante y alguna vela o sahumerio, y relajarse y cerrar los ojos ayudará a vaciar la mente. Conectarás con sensaciones y emociones desconocidas.

Foto: Adobe Stock

2- Vivir el presente. Pensar en cada momento que estés viviendo, ya que es único e irrepetible. No desperdicies horas pensando en lo que vendrá o en lo que ya pasó. Pon en práctica esto, y verás cómo todo es más sencillo. Disfruta de cada cosa: desde estar en tu casa, leer un libro, ver la tele, hasta de no estar haciendo nada.

3- Desapegarse del ego. Si bien es importante amarse y sentirse seres únicos, una de las grandes enseñanzas del budismo es no aferrarse a uno mismo y a ser protagonistas de todo. Intentar bajar el perfil y no tomarse las cosas personales será un gran paso.

4- Austeridad. Como dijimos anteriormente, uno de los valores del Zen es desapegarse de todo aquello material excedente y darle más valor a las pequeñas cosas de la vida que, tienen más valor que el dinero.

5- No juzgar. Lograr vaciar la mente y conocer los verdaderos pensamientos, sin los conceptos que fueron inculcados, ayudará a tener una mirada mucho más pura y sencilla de las cosas. No poner filtros ni juzgar ayudará a ver la realidad desde otra perspectiva.

También te puede interesar: 6 principios del Budismo Zen para vivir una vida plena

Claves para aplicar el Zen a tu vida

Ahora que ya conocemos qué es el Zen y cuáles son los principios del mismo, la pregunta es cómo ponerlo en práctica en el día a día. Para eso, queremos brindarte algunas claves.

Espacios limpios y ordenados

No acumular cosas que no son necesarias. Se dice que los espacios que habitamos son un reflejo de la mente. Por eso, mantener el orden y sólo las cosas que son importantes ayudará también en el proceso de vaciar la mente. Esto también colaborará a comprender que podemos vivir de una manera simple.

Ventilar los ambientes, dejar entrar la luz del sol y no cargar con cosas serán claves para poder vivir con tranquilidad.

Poner foco en lo esencial

Cumpliendo con los pasos anteriores se hará visible qué cosas son realmente necesarias. La vorágine en la que se vive muchas veces impide que se le preste atención al presente y a lo que es esencial. Sin embargo, la felicidad no está ni en las adquisiciones materiales ni en los grandes logros. La vida es mucho más sencilla de lo que la vivimos.

Estar en calma

Todo lo anterior también llevará a poder estar en calma con uno mismo, no menospreciarse, saber todo lo que se es capaz de hacer, cuántas personas tienen afecto por uno y en cuánto se es capaz de ayudar. Bajar el ritmo de la mente y los pensamientos será clave.

Escuchar a la intuición

Al prestar atención al hoy, estar más centrado en lo que realmente importa hará que las cosas fluyan de una manera diferente. No marearse en listados eternos de actividades y ocupaciones. Escuchar a la intuición y que las cosas surjan de manera espontánea.

¿Conocías el budismo Zen? ¿Qué otras prácticas sumarías al listado para poder llevarlo a cabo día a día? ¿Has podido conectar con tu verdadera esencia?

Fuente: BBC, La Vanguardia, Definición de Zen y Cuidate Plus.