Es de público conocimiento lo excelente que es el agua para nuestro organismo. Sabemos que mantenerse hidratado es fundamental para el bienestar de nuestro cuerpo. Pero, tal vez, no estamos al tanto de los beneficios que otorga, específicamente, beber agua tibia.

El hábito de beber agua tibia proviene de las culturas orientales, específicamente de la cultura china. Ellos creen que ayuda al estado de salud en general y principalmente a la digestión. Por eso mismo, suelen beber agua caliente entre comidas o por las mañanas a modo de desintoxicación.

[También te puede interesar: 6 maneras de energizar el agua que tomamos]

Fuente: Shutterstock

Algunos de los beneficios que trae beber agua tibia en ayunas

- Mejora el metabolismo y ayuda a la pérdida de peso. Lo ideal es beber un vaso de agua caliente con limón en la mañana. Eso ayudará a combatir el exceso de tejido graso.

- Resuelve los problemas de estreñimiento, especialmente si se toma el agua caliente con el estómago vacío.

- Reduce los calambres menstruales. El calor tiene un efecto calmante y relajante sobre los músculos abdominales.

- Ayuda con dolores de garganta y congestión nasal. Disuelve la flema y ayuda a eliminarla de las vías respiratorias. Además, descongestiona la nariz y alivia la garganta.

- Favorece la digestión. Lo ideal es beber agua caliente antes o después de la comida y no mientras se come.

- Mejora la circulación sanguínea y mantiene saludable el sistema nervioso al reducir los depósitos de grasa que se acumulan alrededor.

- Aporta vitalidad al cabello. Energiza las terminaciones nerviosas de las raíces del cabello y acelera el crecimiento. Además, mantiene el cuero cabelludo hidratado y combate la caspa.

- Previene el acné. El agua caliente limpia el cuerpo y elimina las causas de infecciones relacionadas con el acné.

[También te puede interesar: Este es el resultado de beber un vaso de agua con limón todos los días.]

nina agua

- Desintoxica el cuerpo. Al beber agua caliente, la temperatura corporal sube, lo que se puede traducir en sudor. De esa manera, el cuerpo elimina toxinas y se limpia.

- Previene el envejecimiento prematuro. El agua caliente ayuda a reparar las células que aumentan la elasticidad de la piel y están dañadas.

Con todos estos beneficios, sin dudas, tienes que darle una chance y probarla. Puedes ingerirla por las mañanas en ayunas o una hora antes de irte a dormir. También puedes beberla entre comidas o después de ellas, aproximadamente dos horas.

Beber agua caliente no es un remedio milagroso, sino un buen hábito para incorporar.

Y tú, ¿Qué esperas para probar y beber agua caliente?