El antropocentrismo es una perspectiva filosófica que cree que el humano es el centro del Universo. De esta manera, lo pone como punto de partida de todas las cosas, considerándolo moralmente superior a las otras especies. Surgido durante el Renacimiento en oposición al teocentrismo, supuso un cambio de paradigma de época. Hoy sobrevive instalado en la cultura.

¿Pero qué significa la palabra antropocentrismo? Para entender qué es el antropocentrismo, hay que saber que proviene del latín ''antro'', hombre e ''ismo'', que quiere decir movimiento. Por lo que se trata de eso, un movimiento filosófico centrado en lo humano.

Pese a la evolución del concepto, su definición sigue siendo la misma. Una corriente epistemológica y moral que interpreta al Universo tomando lo humano como un punto de partida moral y éticamente superior.

Antropocentrismo y teocentrismo

Como mencionamos antes, el antropocentrismo surgió en oposición al teocentrismo. Un paradigma judeocristiano que fue dominante durante la Edad Media. El teocentrismo puso a Dios como el centro del Universo, afirmando que la Naturaleza, y los seres humanos respondían a la Voluntad Divina.

Por otro lado, el antropocentrismo, proviene del humanismo antropocéntrico que ya existía en la Baja Edad Media. Se instaló en el Renacimiento y por sus características y consecuencias, dio origen a una nueva era.

El antropocentrismo significó una ruptura con el pensamiento medieval, porque generó un cambio radical en el punto de partida para todos los aspectos de la vida humana. Así, antropocentrismo y teocentrismo se constituyen como una oposición o dicotomía filosófica que inauguró una nueva forma de construir conocimiento y representó, un cambio radical en la concepción de la vida.

Renacimiento: de Dios al Hombre

¿Qué significó el antropocentrismo?

Esta forma de pensamiento instauró postulados filosóficos que significaron una serie de cambios históricos. La secularización del saber, la traducción de textos antiguos a las ‘’lenguas vulgares’’, el auge de las universidades, el concepto de la autonomía del arte y la revalorización de lo humano bajo el prisma de la Antigüedad clásica, son algunas de ellas.

Pero también, a lo largo del tiempo trajo consecuencias negativas. Justamente porque es el origen conceptual de la dicotomía entre el humano y la Naturaleza.

Hoy en día, el significado del antropocentrismo suele relacionarse a las teorías que priorizan un derecho natural de la humanidad por encima de la Naturaleza -y en detrimento de ellas- alimentando un especismo antropocéntrico, que prioriza los derechos y necesidades de los humanos, por encima del resto de las especies.

Todos deberíamos tener los mismo derechos.

Este tipo de discursos sustentan formas de discriminación basadas en la pertenencia a una especie y tratan como inferiores a otras, aún cuando los intereses sean los mismos.

El término especismo fue acuñado por el psicólogo Richard D. Ryder. Refiere a aquella creencia que define al ser humano como ser superior a las otras especies animales y puede por ello tanto dominarlas como utilizarlas en beneficio propio.

Estas concepciones están muy profundamente arraigadas en nuestra cultura. Son las que según aquellos que discuten y condenan al especismo, han dado origen a una jerarquización de las especies. El especismo justifica prácticas terribles como la experimentación en animales, la ganadería o inclusive su uso para desagradables ‘’espectáculos’’ como las corridas de toros o las riñas de gallos.

Antropocentrismo y salud ambiental

Hoy en día, no podemos pensar en el antropocentrismo sin tener en cuenta sus consecuencias tanto éticas como culturales. Ha dado lugar a una forma de ver el mundo que atenta contra la salud ambiental y que le da un sustento a las prácticas que están destruyendo el único mundo que tenemos.

Ejemplos sobran cuando pensamos en el origen de pandemias como la de COVID-19, el calentamiento global, la contaminación, las sequías, las enfermedades originadas por los pesticidas.

valores ambientales
Fuente: Shutterstock

Todas estos factores ambientales que dañan la salud ambiental, son consecuencia de un sistema que establece una relación de dominación con la naturaleza, derivada del pensamiento antropocéntrico. Esta actitud es resultado de un arraigo cultural que tiene siglos y que sólo puede llevar a nuestra autodestrucción como especie.

Es hora que empecemos a cambiar el punto de vista, que adoptemos valores ambientales. Debemos buscar otras formas de habitar y producir en este maravilloso planeta, porque no podremos recuperarlo una vez destruido.

Los valores ambientales constituyen una guía para realizar ese cambio de conciencia. Educando en ellos a la población, todos comprenderemos que cada uno de nuestros actos tiene consecuencias en el medio ambiente.

Se trata de mutar hacia una teorización quizás más basada en un cosmocentrismo, un punto intermedio que no pierda de vista que somos parte del Universo. Que logre armonizar nuestros derechos con los de los demás seres que habitan el planeta.

Una forma de habitar y producir que no rivalice con la naturaleza sino que entienda que somos parte de ella. Preservarla es preservarnos.

Fuentes : Sosteniblepedia , Wikipedia , Significados.com