¿Playa, montaña o ciudad? ¿Solo o acompañado? ¿Al mismo lugar de siempre o nuevos destinos exóticos? ¿Todo armado de antemano o permitir que la vida nos sorprenda? ¿Actividad frenética o relax absoluto? Claramente, no hay una sola forma de vacacionar, de hecho, argumentamos que hay esencialmente nueve, una por cada eneatipo.

¿Quieres saber qué eneatipo eres? ¡Completa este test para descubrirlo!

Cuando el UNO se va de vacaciones, el control se va de vacaciones con él o ella. Empieza con listas de cosas que hacer, cosas para llevar y deja separado en algún cajón “las cosas que me van a servir”. En general prefiere lugares nuevos y le gusta armar un cronograma tentativo de actividades. No tiene particular preferencia entre la naturaleza y las ciudades, pero no le gustan las situaciones muy extremas. Si uno viaje con un UNO es fácil relajarse porque va a tener la seguridad que todo está bajo control.

[También te puede interesar: ¿Qué buscas en la vida? El eneagrama te ayuda a descifrarlo]

Cuando el DOS se va de vacaciones lo hace acompañado. No es importante si le gusta o no hacer alguna actividad, lo importante es que quien viaje con él/ella esté contento. ¿Hay que levantarse al alba porque a la otra persona le gusta madrugar? ¡Ningún problema! ¿Hay que probar parapente? ¿Por qué no, podría ser divertido? El DOS a veces se olvida que en el viaje también esta él/ella. Probablemente sea la persona con la cual sea más fácil viajar.

Cuando el TRES se va de vacaciones siempre va a un lugar vistoso, un lugar “top”. El TRES necesita que sus vacaciones reflejen su status y los logros que obtuvo durante el año. Asimismo, su propensión al hacer lo lleva a un nivel de actividad intenso. Un all inclusive es ideal sobre todo si hay propuestas desde la mañana hasta la noche. Por el otro lado, una gran ciudad, también puede ser una opción muy tentadora para el TRES. Vacacionar con este eneatipo siempre será intenso y lujoso.

Durante las vacaciones del CUATRO debe haber algún momento para la introspección. Puede ser un atardecer en la playa o en un lago apacible, pero debe brindar el silencio para la conexión interior. Prefiere los lugares tranquilos ya que allí es donde se relaja y recarga; cuando vibra sintiéndose uno con el todo. Viajar con un CUATRO es una invitación a un viaje hacia la intimidad.

El CINCO vacacione en lugares interesantes que despierten su curiosidad innata. En general se informa y siempre tiene alguna anécdota inusual para compartir con aquellos con los que viaja. Prefiere lugares no muy turísticos y salirse de recorrido preestablecido. Es habitual que le guste comparar culturas, formas de vivir, de comer. Ir de vacaciones con un CINCO es una invitación a volver más sabios.

El SEIS de vacaciones está siempre atento a no olvidarse nada, a que todos se hayan dado las vacunas correspondientes. Mejor si vuelve a un lugar conocido, porque asi puede relajarse y disfrutar. Este eneatipo estará listo para cooperar, es el/la compañero/a ideal para un campamento, para manejar largas horas preparando el mate y compartiendo el volante. Al vacacionar con un SEIS uno siempre se siente acompañado/a.

[También te puede interesar: Tus virtudes a la hora de comunicarte, según el eneagrama]

Al vacacionar, el SIETE nunca sabe a dónde ir: quiere ir a todos los lugares y no perderse ninguno. En cada localidad hay, o podría haber, algo estimulante para conocer. Adora los lugares con mucha gente porque son garantía de fiesta y diversión. Entre las primeras cosas que “pone en la valija” es el entusiasmo. Irse de viaje con un SIETE es garantía de alegría y jovialidad.

El eneatipo OCHO es el más propenso a viajar solo. Cuando viaja con otros, toma el mando de toda la organización. Es difícil que elija un viaje organizado y prefiere lugares que le permitan desahogar toda su energía interior. La adrenalina lo atrae y tiende a buscar actividades que le propongan desafíos. Viajar con un OCHO, es un desafío, pero en su naturaleza está el proteger, haciendo que todos se sientan cuidados.

dos personas practican buceo en una de las islas de las bahamas, rodeados de peces, corales y aguas cristalinas

Finalmente, cuando el NUEVE se va de vacaciones busca conciliar sus deseos con el de los otros. Sin embargo, su propensión será a lugares apacibles, en general vinculados a la naturaleza ya que es allí donde recupera su armonía. Le gusta que el viaje lo sorprenda, pero sin perder el equilibrio entre la novedad y lo conocido. Viajar con un NUEVE es fácil, porque es más importante el estar bien que el donde estar.

¿yA PLANEASTE TUS VACACIONES PARA EL 2021?